Tag Archive | crisis

cierra “el guarro”

Desaparece la grasa del guarro

Parece mentira pero el nuevo año se ha llevado por delante a un histórico bar del Puente de Vallecas: el Guarro, también conocido como bar restaurante el Penedillo.

Desaparece un clásico de raciones grasientas pero abundantes, generosas jarras de cervezas con copiosos aperitivos, cubatas a tres euros, menú del día pantagruélico…El Guarro ya era toda una institución en Madrid y con él se acaba una forma de entender la hostelería.

Se acaba una forma de entender la hostelería

Reconocido en las guías y en este blog, como un indispensable en tu visita a Vallekas, el Guarro cerró a principios de año sin hacer ruido.

Nada se sabe de Paloma, la encargada del local, ni de sus compañeros de servicio. Está cerrado sin notas ni carteles explicativos mientras que en el local de al lado -con el que en su día estuvo unido-  han empezado unas obras.

El famoso grupo de bares que se unían en el cruce entre la avenida de Monte Igueldo y con las calles Emilio Raboso  y Eduardo Sanz casi ha desaparecido. Seguiremos informando.

más cierres, más desierto

Imagen exterior de la tienda de zapatos "Los Guerrilleros", ya con el cierre absoluto

Está es la triste imagen de la popular zapatería “Los Guerrilleros” que, durante años, han tenido una de sus sedes en la avenida de Monte Igueldo. Según su página web, esta sucursal sigue abierta y forma parte de una red de 11 establecimientos de calzado. El famoso eslogan “No compré aquí, vendemos “muy caro” ha desaparecido de nuestra calle. Y no es la única referencia de los últimos días..

El famoso HiperTextil de Vallecas se tralada a otros barrios

El sector de la confección clásico también languidece.  Después de la tienda de “Los Guerrilleros”, unos metros más adelante, aparece este esquinazo que, hasta hace poco, era el Hiper Textil Vallecas, un establecimiento de barrio con ropa, complementos y lucidos escaparates. Las simpáticas dependientas y sus consejos sobre ropa interior han abandonado nuestra avenida vallecana. Simplemente te has ido… decía la canción.

El Tomi, en los últimos tiempos, era el lugar favorito de reunión de la comunidad musulmana de la calle

La hostelería también es otro negocio en retirada. La fotografía superior nos muestra el cierre definitivo del bar Tomi. La cafetería, lugar de reunión de la comunidad magrebí de la calle, fue superando día a día los malos momentos. Sin embargo, la llegada del verano ha sido el final de su carrera. Ahora se traspasa y con salida de humos.

Otro local cerrado en un desierto de negocios

En la siguiente esquina aparece el bar La Jota, un local que se reabrió hace dos años, muy limpio, con generosos aperitivos e, incluso, música en directo algunos domingos. A día de hoy, también se traspasa o alquila.

Después de este ligero repaso a las últimas desgracias económicas de la avenida de Monte Igueldo, no queremos parecer pesimistas ni sumarnos al coro de los agoreros del desastre. No nos confundan. En el próximo post, daremos la vuelta a la tortilla y presentaremos todas las novedades comerciales -que son muchas y potentes- de nuestra querida calle.

fiesta de los maniquíes

En los ochenta, Golpes Bajos, un grupo pop de la movida gallega, publicó una canción titulada “Fiesta de los Maniquíes“, que formaba parte de la primera maqueta que les llevó a un efímero, pero inolvidable, éxito.

Siempre que, en un escaparate, veo un maniquí sin ropa me acuerdo de esa canción que, -creo- criticaba ese aire de superioridad que tenía los modernos al bailar moviendo las hombreras ochenteras,

Esos días ya han pasado pero la venta de maniquíes para el público, en general, parece que tiene mercado en estos tiempos malos para la lírica. Estas fotografías muestran el aspecto que presentaba hoy la tienda de modas que hace chaflán entre Monte Igueldo y la Avenida de la Albufera en el Puente de Vallecas.

Como ya hablamos en octubre del año pasado, la histórica tienda Luan, el esquinazo de la moda, dijimos, iniciaba una liquidación total que, casi un año después, parece que lleva a la práctica.

Al margen de los modelos tipo BBC (Bodas, Bautizos y Comuniones), la tienda ha puesto en venta los maniquíes que han soportado el peso y la prestancia de una telas de alto valor.

Para los que no somos del sector, cuarenta euros nos parece caro aunque mirando en la red puede parecer ajustado al mercado. Incluso en el mundo del sexo. Siempre habrá algún depravado que quiera mantener una relación con un plástico con forma de mujer.

Siempre puede decir que es silenciosa, sumisa y dispuesta a todas horas. Lo dicho, gente enferma.

Y para acabar como empezamos, otro cierre musical con una canción de otros tiempos. Hablamos de “Mujer de Plástico“, un hit de los ¡al loro! setenta que compuso Asfalto, una banda de rock urbano,  que siempre estuvo cercana al respirar y sentir del mundo vallecano.

Antes de escuchar la canción,  no olviden que los maniquíes pueden ser un perfecto complemento decorativo una casa posmoderna post-crisis.

renovación o abandono

Liquidación. Esta palabra planea por el inicio de la avenida. La fotografía muestra la fachada de la perfumería Marionnaud que liquida sus existencias y se traslada a otro sitio.

A ello se suma el cierre definitivo de la famosa heladería de la calle, situada a 20 metros de la perfumería.  Después de años y años repartiendo helados y, casi, siendo una sucursal de la Napoli de la avenida de Ciudad de Barcelona, el establecimiento ha cerrado sus puertas.

En la misma acera y diez metros después, una zapatería de propietarios de origen chino también ha echado el cierre. Si bien es verdad que “Calzados City” -que así se llamaba-, compartía acera con otras dos tiendas de zapatos orientales, sorprende que un establecimiento de estas características abandone su lucha por el mercado diario.

En cualquier caso, ya ayer domingo, varios clientes estuvieron dentro del local viendo sus posibilidades.

Los que no han abierto son los propietarios de la tienda “Dots&dots“. Después del cierre por vacaciones de verano -según acabaron las rebajas de julio-, la tienda de ropa “low cost” sigue cerrada a cal y canto.  Situados frente a la famosa heladería y donde estuvo antes Kiddys Class, el cierre de la franquicia parece estar más relacionado con los problemas de la firma en España que con el abandono de nuestra querida avenida vallecana.

Estos cierres de los últimos meses, preocupan a la gente del barrio. Es significativo que se produzcan en el inicio  de la avenida; aquí se concentra el mayor tráfico de transeuntes y donde se ha desarrollado siempre la parte comercial. Esperemos que esta crisis de la que, según el Gobierno, tantas veces hemos salido,  acabe de una vez y  al parón empresarial se impongan los brotes verdes de una renovación económica para el distrito.

un barrio, una afición

La gente de Vallecas en la calle. En defensa de un equipo de fútbol que es algo más que una institución deportiva. Se trata del Rayo Vallecano, el histórico club, que ha mostrado su franja roja sobre la camiseta blanca en todos los campos de España e, incluso, en Europa.

Ahora, la situación económica de los dueños del club, la familia Ruiz-Mateos, ha puesto al Rayo con un pie en el abismo. Pese a ser los líderes de la liga Adelante -la Segunda-, los jugadores llevan once meses sin cobrar y pendientes de decisiones adminstrativas que pueden provocar la desaparición del equipo y todas sus filiales.

Esta noche, la gente ha tomado la avenida de la Albufera y ha llegado hasta el estadio Teresa Rivero para mostrar su indignación y reclamar soluciones para un club histórico. Con todo su derecho.

Entretanto, las adminstraciones públicas guardan silencio. Lo de siempre. Un barrio, una afición. Vecinos frente al silencio.

barrio dignidad

Madridiario ha publicado esta semana un artículo que repasa, brevemente, la historia del barrio. Incluimos el enlace en este blog para recordar y reafirmar nuestra condición de vecinos.  Y elevar la moral en estos momentos de dificultad para los vallecanos.

las paredes hablan

A veces hay que ir directamente al grano. Esta superpintada está en la calle Melquiades Biencinto, a 10 metros de la avenida de Monte Igueldo. Y no puede ser más explícita.

La pared, que cubre un solar abandonado al final de la calle de Melquiades,  mide dos metros de alto por ocho de largo. A primera vista, el autor de la pintada se ha esmerado -letras blancas sobre fondo negro- y no ha dejado una firma muy reconocible.

La ausencia de la tilde ortográfica o la desaparición de la “D” en “JODIA” aumentan la fuerza de este grito en la pared. Todo un mensaje para vecinos, visitantes y turistas que pasean por el Monte Igueldo de Madrid.

 Ya lo dijo el “jodío” Camilo José Cela: “No es lo mismo estar jodido que estar jodiendo“. Pues, por aquí, la gente está más con lo primero. Lástima.