Archive | agosto 2013

el caso de la tapa de alcantarilla desaparecida

reparando un problema con una solución

Esta es la esquina de Monte Igueldo con Monte Perdido, justo en el lado de la cafetería La Jota. Durante años, operarios del ayuntamiento de Madrid han reparado la tapa de alcantarillado que coincidía con el vértice del cruce de las dos calles.

Como ya comentamos en anteriores artículos, el arreglo duraba horas, por no decir minutos. La tapa volvía desestabilizarse y seguía siendo un peligro para los viandantes.

No hay alcantarilla, no hay problema

Algunos expertos “vecinales” denunciaban que la tapa del alcantarillado se rompía cuando los camiones trataban de torcer a la izquierda y tomar Monte Igueldo, según subían de la calle Monte Perdido.

Los camiones, al realizar la maniobra de giro, pisaban con sus grandes ruedas al alcantarilla que, debido a su inclinación sobre la acera, se partía y agrietaba hasta romperse.

Otros enterados “vecinales” hablaban de una red de ladrones de tapas de alcantarilla.

Tras tanta polémica y rotura de material urbano, el ayuntamiento ha tomado una decisión sin complejos. En la fotografía anterior podemos observar con detalle cómo ha desaparecido la tapa del alcantarillado.

Esta siguiente fotografía ya podemos ver con claridad la nueva obra.el fin de un problema siempre es una solución

Como se observa, directamente, ha desaparecido la tapa y se ha instalado un triste sumidero a pie de asfalto. De esta forma, se entiende que nadie va a robar una tapa del alcantarilla -no existe- y que ningún camión -de los que suben a la acera- podrá romper la dichosa tapilla.

Por suerte, lo que podía parecer un nuevo caso de investigación para el inspector MonteIgueldo se ha quedado en humo. No hay desaparición, abandono o secuestro.

No. Es simplemente, una respuesta de sentido común a un destrozo reiterado del patrimonio vial. Quizá lo que si sorprenda y merece una investigación en toda regla es que alguien de la administración local sea capaz de solucionar un problema sin crear otro.  Pero eso será otra historia sin tapas de por medio.

 

breves vacaciones chinas

Cartel pegado en el cierre del comercio donde anuncia la temporada de vacaciones

“Disculpa por las molestias ocasionadas”, Así, con sencillez y humildad, los dueños del establecimiento “Fashion House. Lencería y Complementos” anunciaban la semana pasada el cierre del local por vacaciones.

La noticia del cierre vacacional de este comercio, situado en el inicio de la avenida de Monte Igueldo y regentado por ciudadanos chinos, no tendría ningún relieve -estamos en agosto- si no fuera por la corta duración del descanso: del 18 al 20 ambos días incluidos. Son solo tres días y uno de ellos domingo.

Coincide esta curiosidad con la noticia de de la carta de un peluquero de la ciudad china de Zhuzhóu (provincia de Hunan) donde se despedía de los vecinos durante una semana para poder ver a su familia. En la emotiva misiva -que se convirtió en noticia viral en el gigante asiático-, decía lo siguiente:

Estimados clientes, ayer recibí una llamada de mi hija. Hace tanto tiempo que no la veo que ni siquiera puede llamarme ‘papá’. El dinero no te devuelve la juventud y sacrificar momentos felices por dinero no hará que puedas comprarlos de nuevo ya que su tiempo ha pasado. ¿Por qué no ser honesto con nuestros pensamientos aunque eso signifique dejarlo todo súbitamente?”. 

Tras esta reflexión el peluquero pedía “permiso” para tomarse una semana de descanso, como indica el digital South China Morning Post.

Exterior cerrado del local Fashion House

Nuestra historia no ha levantado una ola de solidaridad como la del peluquero de la provincia de Hunan pero si nos ha obligado a reflexionar. Acostumbrados a convivir en el barrio con establecimientos “chinos” no nos damos cuenta que siempre están abiertos y disponibles a cualquier hora. En la avenida de Monte Igueldo -o en el Puente de Vallecas- no hay problemas para comprar pan, cerveza, cables o bragas sexis, siempre hay un local con dependientes asiáticos abierto.

Por eso nos sorprende y nos alegra que un comercio de estas características se tome unas breves vacaciones de tres días.

 

no limpian la calle

fotografía del cartel de la avenida del Monte Igueldo en Vallecas (Madrid)

No hemos sido capaces de hacer una fotografía que refleje el abandono de la avenida del Monte Igueldo. Su falta de limpieza sistemática.

Parece ser que, durante este verano, el ayuntamiento de Madrid ha decidido recortar el servicio de limpieza de las calles. Como no puede ser de otra manera, nuestra ilustre vía tiene limpieza un par de veces a la semana ¡como mucho!.

Por eso ponemos una foto con el cartel de nuestra calle. No nos atrevemos a recoger muestras de papeles tirados, papeleras repletas o latas sobre la acera. Hay demasiadas evidencias de descuido o desinterés municipal.

Ello no quita responsabilidad a los vecinos que, en los últimos años, no se caracterizan por la limpieza exterior y muchos usan la calle como si fuera un gran cubo de basura (como ya hemos denunciado repetidas veces).

Pero el problema actual de una calle sin barrer ni limpiar tiene detrás una decisión política y económica. Existen algunas evidencias de que, al principio de la avenida, en la zona comercial, sí hay limpieza diaria. Tras pasar el mercado de Puente de Vallecas, parece que estemos en otro mundo.

Antes de empezar a documentar gráficamente este hecho, invitamos a los vecinos de la zona a enviarnos sus propios fotografías de este desastre. Ya saben, al siguiente correo de contacto:  monteigueldoblog@gmail.com

Con sus denuncias y nuestro empeño, llevaremos nuestra demanda de limpieza a la junta municipal del Puente. Allí demostraremos que somos discriminados en la limpieza viaria.