Tag Archive | reciclaje

la calle de la ropa de segunda mano

Oasis, amplia tienda de segunda mano

La avenida de Monte Igueldo se ha convertido en los últimos años en la calle de la moda de segunda mano. Cuatro establecimientos han abierto sus puertas y ofrecen camisas, zapatos, cazadoras, trajes, vestidos, cinturones…y montañas de ropa que quieren prolongar su uso.

El Patio de Mi Casa es la última tienda abierta en la avenida Aparentemente, salvo ropa interior, todo está en venta. Y, cada tienda, tiene su tipo de cliente.

El primer establecimiento que aparece en la avenida pertenece a la cadena Humana, una fundación que trabaja desde 1987 para impulsar la cooperación y la solidaridad en zonas de subdesarrollo en todo el mundo.

Entre sus lemas está la defensa y protección del Medio Ambiente a través del reciclaje textil. Para ello, usan contendedores callejeros que recogen la ropa en desuso.

(Por si no queda claro, su presencia en el Puente de Vallecas no es para mejorar este barrio madrileño -que también le haría falta-, es para vender ropa usada cuyos beneficios se destinen en ayuda al desarrollo en Latinoamérica o en África subsahariana).

Las otras tres tiendas de la calle no tienen ese estilo solidario pero son negocios igual de respetables.

Pies con doble vida

La segunda que nos encontramos es la última en llegar y se encuentra donde estaba la famosa tienda de juguetes de la avenida. A primera vista sorprende el gran número de zapatos, chanclas y zapatillas que se exponen para su venta.

zapatos de segunda mano, segunda vida para los pies

La fotografía de la derecha es una muestra gráfica de la proliferación de zapatos de segunda mano expuestos y  a la venta.

No sabemos el éxito de la iniciativa pero, en un pequeño sondeo entre el vecindario, no hay mucho consumidor dispuesto a calzarse los pies de otro vecino. Pero, en fin, si están a la venta es que tienen su público.

Por lo demás, también ofrecen ropa de marca, trajes largos y alguna curiosidad.

El tercero en el baile es el “Oasis”, una nave bastante grande con todo tipo de ropa de segunda mano. Desde vaqueros Levis a trajes de boda, o desde chándal de marca a abrigos vintage, cualquier cosa “ponible” tiene su sitio. Eso sí, hay un gran cartel en la puerta donde anuncian que “NO COMPRAN” ropa.

el oasis de la ropa de segunda mano

La cuarta tienda es más pequeña y está más enfocada a la ropa joven, urbana y simpática. Está a unos diez metros de Oasis, en la acera de enfrente, y se llama el Patio de Mi Casa.

El dueño es amable y hay, normalmente, un perro husky siberiano -que desapareció y después fue encontrado- en la puerta junto a dos macetas.

Después de este breve repaso por las tiendas de moda de segunda mano de Monte Igueldo, esperamos que nadie se atreva a poner en cuestión la clase y estilo de esta calle madrileña.

Otro día presentaremos las buenas tiendas de ropa de primerísima mano (con novedades y sorpresas)  que tienen su lugar en la avenida. Pero eso será otra película. De momento, nos quedamos con historias reales que tienen una segunda vida por delante.

Anuncios

local para elegantes guays

todo muy cool

En el número 45 de Monte Igueldo se ha inaugurado esta semana una nueva tienda de venta de moda: Cool.  Regentado por la comunidad china, el amplio local fue, hasta hace poco, una frutería que tan solo aguantó abierta dos meses.

Mucho antes y durante años, en el mismo lugar hubo un local de ropa bastante cutre y de precio bajo. Sin embargo, el establecimiento que todavía permanece en la memoria de los vecinos fue una popular tienda de electrodomésticos que servía en esta zona del barrio vallecano.

Tanta es su sombra de recuerdo que incluso permanece el anuncio superior en su fachada. Como se observa en la fotografía superior,  se mantiene el cartel con el lema “Aquí más barato Tv Vídeo HiFi”.

No es que la ropa de Cool  incluya objetos electrónicos, antenas o chips entre sus pliegues, encajes o pespuntes. No. Se trata, sin duda, de una forma de reciclaje, un homenaje guay a un tiempo pasado y retrofuturista. Pues eso.

 

 

arte a pie de la calle

arte basura

Algo tan sencillo como dejar un cuadro en la calle puede alegrar la mañana de los viandantes. En este caso, se trata de una reproducción de un cuadro de Francisco de Goya abandonado a su suerte bajo una papelera de la avenida. Los transeúntes, atorados por el frío, pasaban junto al cuadro con indiferencia.

No se trataba de una campaña gubernamental en favor de la cultura. Tampoco estábamos ante una muestra más de Street Art tipo Bansky. No nos engañemos.

Dos horas después de hacer la fotografía, el cuadro había desaparecido. Alguien había recogido la pintura para su casa, para venderla o para hacer una vídeo-instalación posmoderna.

El propietario original de la reproducción sabía que el arte del reciclado es una de las bellas artes. Goya estaba mejor en la calle, podía tener una segunda vida antes de llegar al contendor.

vecinos guarrillos con la basura

No hay mucho que decir. La desaparición de los contenedores de basura en la avenida de Monte Igueldo, hace dos años, supuso una limpieza evidente en la calle. El ayuntamiento repartió cubos amarillos y naranjas para cada edificio con el fin de que cada comunidad se hiciera responsable y, de paso, justificar y hacerte pagar un nuevo impuesto. Pues bien, nadie saca los cubos a la calle por la noche y, por regla general, los vecinos tiran la basura en los contenedores que aún permanecen en las calles adyacentes.

Aún así, hay vecinos guarrillos que tiran la basura al lado de los puestos de reciclaje de papel o vidrio. La fotografía muestra basura nocturna junto a un contenedor de cristal frente al número 80 de la avenida.

Más de un vecino se ha encarado con alguna visitante indie gafapasta que dejaba sus residuos en la calle con aires de gran dama.

Menos aires y menos rollo. Sólo pedimos un poco de civismo.

papeleras para el siglo XXI

Esta papelera callejera tiene los días contados. Está instalada en una farola a la altura del número 74 de la avenida de Monte Igueldo. Su aspecto es todavía juvenil y su función, útil. Nadie diría que va a ser reemplazada y enviada al otro mundo.

Algunos vecinos especulan sobre el cambio de las papeleras: “No se usan..¿por qué se cambian?”, “Será cosa del Gobierno y sus brotes verdes”…”a esta altura de la calle no llegará”. Todo son comentarios y nadie informa.

La papelera de la derecha es la nueva generación. Más grande, más robusta, con más capacidad y más prestaciones. Algunas aparecen en el inicio de la avenida. Sí, a primera vista, parece el mismo tipo de contenedor; color gris indefinido, instalada a la altura de la mano humana, de plástico pero con flexibilidad para golpes. Pero, como siempre, la virtud está en los detalles.

Mirando con devoción, se observa que la apertura -donde se introduce la basura- es un poco menor, mientras que el cenicero que está colocado en la zona superior es mayor y admite más colillas. Y esto a primera vista. Será necesario interrogar a los servicios de limpieza para comprender la evidente necesidad de cambiar de papeleras en nuestra calle de residencia. Es un paso más hacia la modernidad y el progreso.

nuevos inquilinos

naranja y amarillo

naranja y amarillo

El lunes, el Ayuntamiento de Madrid nos sorprendió a todos con unos nuevos inquilinos. Tienen forma de cubos de basura. Uno es gris con la tapa naranja y otro es amarillo.

Estaban colocados junto a los portales de la avenida de Monte Igueldo, como abandonados, solitarios, mudos. Cada uno llevaba una dirección y un número. Y les rodeaba el misterio. Continuará.