Archive | marzo 2010

la avenida de los solitarios

Este fotomontaje subido al youtube recupera al imprescindible líder de los Stray Cats en su ya larga etapa de Big Bang iniciada en los noventa. Brian Setzer no solo es uno de los grandes guitarristas americanos, también es uno de los artífices de la recuperación del sonido de las grandes bandas que manejan con soltura y fundamento el swing, el jazz, el bebop, el blues y, por supuesto, el rock and roll en sentido clásico.

Aquí nos sirve para reivindicar el concurso de canciones con nombres de calles. La canción incluida en este post – Songs from Lonely Avenue– da título al último álbum de Setzer y su orquesta, que fue publicado en otoño del año pasado.

Mientras seguimos buscando canciones donde aparezca una calle o avenida, merece la pena dejarse mecer por este tema que acompaña con cariño a los chicos/as solitarios/as.

Anuncios

la lucha de las empleadas de hogar

Pegado en el cristal del Caixa Nova de la avenida de Monte Igueldo aparece este cartel -muy estilo setenta– que denuncia la situación de las empleadas de hogar y anima a un movilización.

Acostumbradas al silencio y la indiferencia de las casas particulares, sorprende que, por fin, este colectivo -mayoritariamente femenino y de origen inmigrante- se ponga en marcha por sus derechos.

La convocatoria está fijada para el próximo domingo a las 13 horas en la plaza de Jacinto Benavente y está promovida por SEDOAC (Servicio Doméstico Activo).

tomando el sol

No todo va a ser trabajar. Y menos, ahora, en primavera. Hay que aprovechar los primeros rayos de sol.

El dueño de los perritos disfruta de una café mañanero en un bar de la avenida; mientras, ellos, pacientemente, esperan enganchados a una señal de tráfico.

Como se observa en la fotografía, los tres perritos miran fijamente hacia un punto determinado. Pues bien, están observado la puerta del bar Peneillo, también conocido como “El guarro”. Allí se encuentra el propietario y, si la historia acaba bien, sacará algún churro para el disfrute canino.

explota la primavera

Hoy a las 18 y 32 minutos, hora peninsular, empieza la primavera. En Monte Igueldo ya han florecido los cerezos y algunos vecinos dudan entre llamarlos sakuras o almendros

Es una polémica sin mucho recorrido. Después de un largo invierno, no hay mejor noticia que la llegada de la primavera. Y, de momento, lluvia y subida de temperaturas.

el fin de treinta años de matrimonio

Desde el lunes estoy divorciado. He acabado con treinta años de matrimonio, de felicidad compartida. De noches felices, encuentros fugaces, aventuras comunes, momentos de pasión,  paseos por la playa …pero el amor se acabó.

Digamos que la separación se ha producido de mutuo acuerdo. Cada uno a su sitio. Yo me quedo en Monte Igueldo y ella se va al estanco.  Sé que los primeros  días van a ser difíciles. Ya lo son. Se agolpan los recuerdos y sujeto mi ansiedad leyendo libros de autoayuda. También la medicina sirve de apoyo, aunque no evita la -digamos- melancolía. El amor es así .

Es cierto que aún conservo algunos recuerdos personales de nuestra relación; un mechero, un cenicero lleno de colillas, un paquete de tabaco turco, algún purito de boda…. Son solamente restos de un naufragio ahora que me siento perdido en la isla del abandono.

A veces, se me sube la moral. Pienso que fue una relación difícil, sin sentido y que ya estaba agotada después de treinta años. Sí, hubo momentos felices, muchos, pero también madrugadas ahogadas en tos, olor infame en todo el cuerpo, dientes sucios, agotamiento y dolor de cabeza.

Aún así, creo que formábamos una buena pareja. Ella siempre estaba dispuesta, animada, servicial, atenta. Era como de la vieja escuela. Yo mantenía una relación sincera, sin tapujos, honesta, ningún día faltaba en mi vida, siempre estaba presente y dulce. Pero sabía que me estaba envenenando.

El juez lo tuvo claro desde el principio. Ducados debía abandonar el domicilio conyugal inmediatamente. Pusimos un fecha: el 15 de marzo. Desde entonces cada vez que paso por un estanco hago una peineta tipo Aznar. Creo que podré conseguirlo, creo que ya soy un no fumador.

Sin rencor ni celos; sin desánimo ni lágrimas, os dejo este retrato de mi antiguo amor ¿a qué es guapa?

Gracias a aquellos que me aguantan en estos días.

treinta años de rock y furia

La Sala El Hebe cumple 30 años este mes de marzo. Pocos garitos han podido alcanzar esta continuidad y estamos orgullosos de que este lugar vallecano siga vivo y coleando. Ahora, para celebrarlo han creado un cartel de actuaciones que quitan el hipo.

Para rastrear en la historia de este lugar, hemos hablado con Juanjo, alma mater, promotor y fundador de la sala desde sus inicios. Nos cuenta que, inicialmente, en 1980, El Hebe era un pub tipo inglés. “Pensábamos que iba a ser una moda pasajera y lo montamos por la necesidad de tener un trabajo. Pronto vimos que esto iba para largo, lo ampliamos y, rápidamente, iniciamos los conciertos en directo”.

Según Juanjo, la música en vivo es una de las razones de la permanencia y la consolidación de El Hebe. “Damos cabida a grupos que se están iniciando. Y además, movilizamos a más gente de otros sitios para que se pasen por aquí. Esto es una sala de conciertos”.

Después de treinta años dando caña al barrio, Juanjo destaca lo mucho que ha cambiado el distrito Puente de Vallecas. “Antes había muchísima gente joven pero muchos se han ido. Esto ha cambiado aunque seguimos siendo el Hebe”.

Respecto a que la Administración tenga en cuenta este tipo de Salas como lugares emblemáticos de Madrid, el promotor no se muestra nada optimista. Para Juanjo, “ellos sólo ven gente joven y, para ellos, son un problema. Nosotros tenemos nuestros permisos consolidados y funcionamos tranquilamente. Eso sí, creo que somos la sala más antigua de Madrid con música en directo”.

Además de la música, hay que destacar que desde hace 15 años hay un espacio de magia semanal en el Hebe. Todos los lunes, la sala acoge espectáculos con muy buena entrada de público.

Ahora, la sala está de celebraciones y, como dice Juanjo, “el Hebe es algo más que música”. Y en esto estamos de acuerdo; con treinta años de carrera, este bar es ya una parte propia de un barrio, una referencia musical de la historia de Madrid y un baluarte de rock por derecho propio.

Como dice su eslogan de aniversario “¡Qué bien nos lo hemos pasado!! y como lo vamos a seguir pasando.

rubita retrosoul en una avenida galesa

El penúltimo éxito musical de las Islas Británicas nos deja esta dulce canción que habla de una ruptura amorosa. La avenida Warwick se encuentra en la capital de Gales, Cardiff, y debe salir un tren – o un metro- que llena de tristeza a la incomparable y nunca bien ponderada Duffy.

A pesar del almibar, la canción nos gusta y desearíamos que alguién hiciera lo mismo con la avenida del Monte de Igueldo. Sabemos , sin embargo, que en este barrio todavía se prodiga el heavy rock y la rumba flamenca. No importa; esta noche nos acostamos con el corazón roto de esta rubia retrosoul que después del exitoso  disco Rockferry -hace ya dos años-no hay pistas sobre su un segundo trabajo.