Archive | enero 2012

suceso en Monte Igueldo 82

Ha sido, sin duda, lo más comentado de la semana en  Monte Igueldo. Y no es para menos. Una anciana viuda murió esta semana  de un ataque al corazón en su domicilio, en el número 82 de la avenida.  El infarto fue provocado por el susto que se dio cuando entraron en su casa unos  ladrones. El cuerpo fue encontrado el lunes por la policía.

Esta, según parece, es la noticia. Después,  en los mentideros de la calle,  se ha llegado a decir que había sido un caso de violencia machista o que la habían asesinado tras robar en varias viviendas de ese bloque.  Especulaciones que no quitan importancia a un lamentable suceso que ha despertado la repulsa de todos los vecinos.

cartel en medio de la calle

Los vecinos de la avenida de Monte Igueldo se han encontrado esta mañana con esta imagen. Dos superpaneles instalados en un solar  que lleva vacío al menos tres años, situado frente al Hiper Textil.

Ayer, cuando dos operarios trabajaban en ese área, algunos pensaron en la posibilidad de que el mercado inmobiliario estaba empezando a salir del hoyo. Hay varios solares a lo largo de la avenida casi abandonados desde el inicio de la crisis. Son nuestros campos de fresas pero sin nada que plantar y a la espera del ladrillo. Pues bien, estábamos equivocados.

Vista esta iniciativa nos hemos dado cuenta de que es posible rentabilizar el espacio callejero privado sin hacer casas. Basta con montar vallas de dos metros y medio por ocho y vender sitio para la publicidad.

No importa que la distancia entre el viandante y el cartel sea escasa -el anuncio es gigante y la calle, a esta altura, muy estrecha-;  no importa que pueda parecer cutre y salchichero -lo cual no beneficia a la marca anunciante-; no es necesario pensar si puede resultar molesto para los vecinos. No, la calle se merece un banner, un anuncio exagerado para rentabilizar el suelo. El sueño de cualquier bloguero, publicidad a lo bestia en medio del texto, cruzado en medio de la avenida de Monte Igueldo.

 

la fiebre del oro

Este cartel de la izquierda está colocado en la avenida del Monte Igueldo y señala un nuevo establecimiento, situado a diez metros, en la calle Santa Julia. Se trata de un local donde se compra oro, plata y títulos del Monte de Piedad. Es el tercero que ha aparecido por la zona en los últimos dos meses. Es la fiebre del oro.

En total, hablamos de cuatro tiendas que, en un área de 300 metros, se dedican a la compra de metales preciosos.

Esta oficina de la fotografía de la derecha está situada en Cerro de Garabitas, junto a la farmacia de 24 horas de Monte Igueldo. Lleva abierta tan solo un mes pero comparte la estética de este tipo de lugares: fondo amarillo, letras en negro y rojo, teléfono móvil y el lema “Pago más que nadie”.

La tercera tienda está situada en un piso de la calle Martínez de la Riva, esquina con el bulevar, y es la más antigua. En el mismo Monte Igueldo, en el número 40 -foto inferior-, han abierto otra oficina de compra de joyas y metales. Antes había una tienda de ropa regentada por ciudadanos chinos.

Según los economistas, la situación económica impulsa estos negocios. Ya desde el 2009, se han multiplicado este  tipo de establecimientos en el centro de Madrid, lo que supuso una polémica por la presencia de hombres anuncio en la Puerta del Sol.

Aquí, al barrio, la pasión por la compra y venta de oro ha tardado un poco en llegar. Veremos si la fiebre da para tanto metal o las minas del barrio ya están agotadas.

felices años veinte

Gracias a la imprescindible colaboración de Kafka, un vecino apasionado también por el barrio, podemos presentar esta estupenda fotografía de la esquina de la  avenida de Monte Igueldo con la Albufera. Estamos en los años veinte del siglo pasado y la actividad en la calle, como ahora,  es frenética.

En la instantánea se puede ver la fachada del cine “Gimeno”, un barracón inaugurado en 1908 como “El Salón del Recreo”, y que, hasta los años treinta,  repartió programas dobles de cine a los vecinos del barrio. Este local, que pertenecía a la familia Jimeno ocupaba lo que es ahora el Carrefour express.

A vueltas con el cine, hemos descubierto -gracias a Kafka- que durante unos cinco años hubo un cine X en nuestra interesante avenida. Según relata la revista Valle del Kas en su edición de noviembre del 2000, en el año 84, los tres hermanos del cine Goya -que estaba en nuestra calle- decidieron cambiar de rumbo y apostaron por las películas clasificadas X (Porno guarrillo de los ochenta). Tres años después, echaron el cierre por falta de negocio o beneficio, tiraron el solar y se construyeron viviendas. Pero eso, es otra historia.

De momento, celebramos la colaboración de los vecinos en el blog y prometemos seguir investigando el pasado de nuestra calle más popular.




cosas que pasaron estas navidades

  Han sido tres semanas y hemos seguido dando información sobre la calle en este blog. Sin embargo, han pasado algunas cosas que, para aquellos que han estado fuera en estas fiestas, siempre es bueno que sepan de los cambios.

Para empezar, una buena noticia. El bar Las Piñas, situado junto al AhorraMas, abrió de nuevo y con una oferta anti-crisis: cañas grandes de Mahou a 90 céntimos de euros. La oferta se mantiene hasta el próximo 15 de enero y el local ha sido reformando y mantiene una limpieza desconocida.

También, a lo largo de la calle, el ayuntamiento ha recuperado algunos espacios para replantar árboles que o habían desaparecido o estaba en estado calamitoso. Eso se llama empezar el año con nuevas raíces. ¿Efecto Botella?


No podemos olvidar en estas fechas de la San Silvestre Vallecana. Como ya indicamos en este blog, la carrera popular no pasó por nuestra calle -38.000 corredores son demasiados- pero si los atletas profesionales que encararon la avenida para retomar la cuesta en Martínez de la Riva.

Al margen del deporte, hay que mencionar que algunos de los solares abandonados de la calle, sirvieron como zona de tiro de petardos durante las noches festivas.  Las Navidades tienen un componente con olor a pólvora y en los barrios se sigue manteniendo pese a las prohibiciones.


Junto al ruido de los petardos, algunos vecinos han aprovechado las navidades para engalanar sus balcones, terrazas y ventanas. Pese a las diversas culturas que habitan en la calle, varios vecinos casi han competido por mostrar su  visión más navideña. Desde Papa Noeles colgados, a guirnaldas o a luces parpadeantes, muchos han tratado de mantener el optimismo navideño en estos tiempos difíciles.

Sin olvidar, claro esta, el inicio de la avenida de Monte Igueldo donde se ha instalado el mercado navideño habitual que, este año, ha compartido espacio con mercadillos ilegales a pie de suelo. Hay que mencionar, además, que, muchos días, la policía municipal ha estado muy presente en el principio de la calle para evitar las ofertas clandestinas.

Las navidades ya han pasado e iniciamos el 2012 con montañas de incertidumbre. Aquí, desde el Monte Igueldo, hemos visto un deterioro social muy intenso en los últimos años y, a primera vista, el bisiesto que empieza no viene con pan bajo el brazo y las perspectivas son un poco -o muy- pesimistas.

Pero no por ello vamos a caer en el desánimo. Para empezar, hagamos un hueco al servicio público. La perrita de la fotografía de la derecha ha desaparecido y sus carteles pueblan el barrio hasta llegar a Méndez Álvaro. Se llama Blaky y se ha perdido por nuestra zona. Los propietarios ofrecen recompensa.  Habrá que buscarla. Feliz año.

monte igueldo, 1928

Empezamos el año con este singular recuerdo. La fotografía superior muestra la avenida de Monte Igueldo en 1928. ¡Casi ná! En aquella época, nuestra calle se llamaba “María Bosh” -hija del que fuera impulsor del Puente Vallecas, Pedro Bosh- y, a primera vista, no hay muchas diferencias con la actualidad.

Este impagable documento gráfico ha sido facilitado por un buen vecino del barrio que responde al nombre de Kafka y que se ha convertido en seguidor de nuestro blog.  Esta es la primera instantánea que nos ha prestado pero habrá más.

De paso, animamos a otros vecinos y fans para que nos envíen viejas fotografías con el fin de conseguir un pequeño mapa sentimental de nuestra avenida vallecana. En la parte superior del blog hay un apartado de contacto con un correo electrónico donde mandar esos recuerdos. Es el momento de buscar en los antiguos baules.