Archive | diciembre 2012

los reyes llegan el 4 de enero

Lo que parecía una moda, se ha convertido ya en enfermedad. En los últimos años, las cabalgatas de Reyes  están llegando a algunos distritos de Madrid con bastante adelanto.cartel promocional de la fiesta

En vez de que los camellos paseen por el barrio el 5 de enero –  tarde previa al Día de Reyes-, el recorrido se celebra dos o tres días antes.

En el Puente de Vallecas eso no pasaba. Los niños veían a sus Majestades de Oriente la tarde anterior a los regalos. Ellos sabían que, una vez hubieran repartido los caramelos y hubieran llegado a la junta municipal, los reyes, junto a sus pajes, se pondrían manos a la obra y empezarían -esa misma noche- a dejar los regalos a los chavales que se habían portado bien.

Con esa ilusión y esa alegría se vivía la cabalgata. Era una tradición muy arraigada en el corazón de los pequeños y los grandes.

Además, en el barrio vallecano, suponía un contrapunto a la gran cabalgata de Madrid, siempre muy masiva, muy grande y con palcos vips para las personas importantes de la ciudad.

Pues bien, este año, la junta municipal ha decidido trasladar la cabalgata al día 4 de enero, 48 horas antes de la llegada de sus Majestades de Oriente.

¿Qué se esconde tras esta decisión? ¿Está impulsada para la nueva alcaldesa Botella para evitar botellones tipo Madrid Arena? ¿El Gobierno municipal ha dejado de creer en los  Reyes de Oriente?

Leyendo las convocatorias de otras distritos comprobamos que todos los que manejaban una fiesta independiente  -Vicálvaro, El Pardo, Chamartín (el día 3), Latina y San Blas-  adelantan el paseo real. ¿Por qué? ¿Es otro recorte?

Leemos que este año, la gran cabalgata de Madrid apuesta por recuperar el sentido religioso de la Epifanía, realzando su indudable carácter católico “como Dios manda”.

Visto lo visto, en este barrio castigado y de difícil presente, debemos poner en marcha una cabalgata con Santa Claus a la cabeza y el día que nos dé la gana.

Se trata de hacer un brindis por Papá Noel que representa un espíritu navideño  real (es decir, comercial), simpático y bonachón. Y que lleguen los reyes cuando quiera la concejala del distrito.

concentración de Santas

Anuncios

distinción con nombre ginebra

clase

Acostumbrados a anuncios de coches en los paneles de la avenida de Monte Igueldo, nos sorprende una nueva publicidad.

Se trata de un anuncio de la ginebra Seagrams, una marca que nació en Canada en 1857 y que se ha convertido en una estupenda base alcohólica para el clásico y popular Gintonic.

La marca apuesta por una imagen de la América de los cincuenta – en plan la serie MadMen-, frente al resto de ginebras Premium que se decantan más por el estilo británico y victoriano.

Para acceder a su página web tienes que incluir tus datos de nacimiento -This is América, amigo- pero para tomarte una copa en Madrid solo te hace falta  encontrar un bar limpio -Esto es España, my friend-  y pagar 12 pavos.

Desde nuestra avenida vallecana, ver este anuncio a pie de calle, nos da un poco de glamour pese a un entorno que es más de vino en tetrabrick. Es lo que hay, todavía hay clases.

pocas luces en esta Navidad

Esta Navidad tiene otro color. A una semana de la fiesta grande, pocos vecinos han sacado al balcón motivos navideños.navidad musulmana

Se puede entender como un moda que ha caído. Antes no se ponía nada en los balcones ni en las ventanas. En los últimos años, sin embargo, la expresión de alegría se hacía popular y callejera.

Una muestra de ello  -de carácter deportivo-, era la proliferación de banderas de España en la calle coincidiendo con alguna competición futbolística donde la Roja llegaba -y ganaba- a la final.

Pero lo de la Navidad es diferente. Hace un año, sin ir más lejos, la gente sacaba ornamentos y luces a la avenida. Ahora es difícil encontrar objetos navideños cuando miras las fachadas de las casas.

La fotografía superior de la izquierda muestra el escaparate de la panadería “Amira”, un establecimiento musulmán de Monte Igueldo con unos dulces excelentes pero -se supone- poco apego a la Navidad. Las luces, por tanto, son un reclamo.

Algunos vecinos particulares, siguen colocando luces o Papás Noel en las ventanas. Pero son los menos.vecinos luminosos

No vamos a hacer una encuesta pero parece que es la complicidad “Abuelos-Niños” la que anima la calle y empuja a exponer esas luces exteriores.

Ya sabemos que muchos adultos carecen de espíritu navideño o que están secuestrados por el señor Scroogde del famoso “Cuento de Navidad” de Charles Dickens.

No podemos olvidar que esos tipos mayores están en la  nube del mal rollo general. El ambiente es gris, las conversaciones hablan de recortes y mucha gente carece de trabajo. Todo apunta al pesimismo. Así es difícil vivir la Navidad.

Sin embargo, habrá que reponerse y, al menos, estos días ponernos el ridículo sombrero de Papá Noel, salir a la calle y olvidarse de las maldiciones mayas. No es un consejo optimista, es una necesidad. ¡Feliz Navidad!

 

la fiesta llega a la calle

fiesta navideña en la calle

Ya está en la calle la fiesta navideña. Ya está instalado el habitual mercado de navidad de Puente de Vallecas.  En la avenida de la Albufera y en Monte Igueldo se suceden los puestos con objetos relacionados con estas fechas.

Pese a la noñez de la Navidad, la ausencia de pasta generalizada y el deseo de que pasen las fiestas lo antes posible, siempre es una buena noticia la animación callejera en el barrio.

Además, parece que las caras largas, pálidas y grises de los vecinos del lugar cambian por otras con más chispa -también puede ser el alcohol-  y en el aire flota la misma porquería que cualquier otro mes del año pero con bombillas parpadeantes.

El espíritu navideño nos invade y por eso lanzamos un brindis de alegría tra- la – lá.  La fiesta está en la calle y es legal.