Archive | mayo 2010

domingo musical en el bulevar

El bulevar del Puente de Vallecas acaba en la avenida de Monte Igueldo. La calle se llama Peña Gorbea y los domingos de primavera toca la banda municipal del barrio. Sobre la una de la tarde, sin previo aviso -al menos en la web- y con un aforo inmenso, el vecino puede disfrutar de la copla, el pasodoble o cualquier sintonía clásica sin previo aviso.

Es el mediterráneo en clave musical, y en el barrio.

Anuncios

vallecanos contra la subida del IVA

El barrio de Vallecas siempre se ha asociado al voto obrero. De hecho, nunca ha ganado el PP en el distrito…y es uno de los pocos que quedan en Madrid sin victoria popular. Por eso, hay que mirar con mucho respeto a estas personas que, en el inicio de la avenida de Monte Igueldo, piden firmas a los ciudadanos contra la anunciada subida del IVA.

Mucha gente se muestra indiferente; otros , insultan con descaro. Bastantes, sin embargo, firman. Ellos permanecen impasibles, mañanas o tardes, alimentando la irresponsable iniciativa de la presidenta madrileña y su partido político.A ella quisiéramos verla pidiendo firmas en nuestra calle sin todo el complejo mediático que la sigue.

En fin, a la espera de la lideresa, estos héroes de nuestro tiempo se mantienen a pie de calle y sin coche oficial, ajenos a las luchas de poder de la calle Génova y limpios de Correas y Bigotes. Lástima de país.

peluqueros para árboles

Cuando aprieta el calor, siempre es bueno hacerse un repaso a la cabellera. El pelo largo es más incómodo y en la playa se ensucia más. Llegando mayo y junio en el hemisferio occidental hay que raparse la cabeza.

Igual pasa, según el ayuntamiento de Madrid, con algunos árboles. Después de un largo invierno y una lluviosa primavera, los arbolitos  de la avenida de Monte Igueldo y calles adyacentes necesitan un corte y hay que llamar a Eduardo Manostijeras.

Sorprende, en la foto, la faena de peluquería. En la escena y sobre un elevador, el maestro de las tijeras. Sobre la tierra, tres operarios observando el trabajo. No hay duda, esto es España…uno trabajando y el resto, mirando.

el cielo en la tierra

Nadie nos oirá decir que vivir en la avenida del Monte Igueldo de Vallecas suponga disfrutar de “el cielo en la tierrra“. Nada más lejos de la realidad. Sin embargo, escuchar a Louis Armstrong cantando esta vieja canción siempre nos acercará a un momento grato  y alegre. No es poco para los tiempos que corren.

Con este post, recordamos que seguimos en el concurso imaginario de encontrar canciones donde aparezcan nombres de calles. Ya sabemos: no hay calle sin canción, no hay vida sin emoción. Y mejor no seguir con las rimas. Salud.

llamada desde Monteigueldo

El Atlético de Madrid ganó ayer en Hamburgo al Fulham inglés la denominada Liga Europea por el resultado de 2 a 1.

Desde la avenida de Monte Igueldo, mi hijo, de seis años, llamó a su papá al trabajo después del primer gol de Diego Forlán.Coincidió la llamada justo cuando el equipo inglés igualó el partido. Y, además, papá no estaba.

La decepción era evidente. Pero mi hijo, tras conectar más tarde con su padre al teléfono, restó importancia al empate: “Papá, somos del atleti”. Después, se acostó.

Al final, aquella noche, cuando llegué a casa después de disfrutar y trabajar en Neptuno, mi hijo ya dormía. No conocía el resultado final. No importaba. Somos del atleti…el resto es historia.

navidad en mayo

A altura del número 50 de la avenida nos encontramos con un establecimiento de comida turca-kurda que, además, vende pollos asados para llevar con ensalada o patatas. Cierra tarde -sobre las 12 de la noche- y siempre tienen ofertas para hambrientos de última hora. No es el único de la calle.

Sin embargo, es singular por las luces de árbol de navidad que alumbra sus ofertas culinarias. Algunas vez, despistados, miramos al cielo y pensamos “otra vez las p. fiestas!” Pues no, es un reclamo para comer pollo. La vida misma.

¿pero las máquinas de escribir tienen alma?

Inmersos en la revolución digital, muchos han olvidado que el ser humano ha utilizado muchos instrumentos para comunicarse de forma escrita. Uno de los más populares del siglo XX fue la máquina de escribir. Pues bien, en la Academia Meca-Rapid de la avenida de Monte Igueldo se siguen dando clases de mecanografía para este artilugio ya en desuso.

Así, al menos, lo indica en su publicidad exterior. Después, en su web,  los famosos cursos de mecanografía se dan con ordenador.  Una lástima para nostálgicos y funcionarios autonómicos.