Archive | febrero 2014

nuevas señales, nuevos tiempos

nuevos tiempos, nuevas señales

En este último mes han cambiado la señales viarias de la avenida de Monte Igueldo, Algunas estaban torcidas, otras rotas y otras desaparecidas, Sin embargo, en su conjunto, se mantenían en su sitio indicando y regulando el tráfico.

Por orden del señor alcalde se ha decidido cambiar e, incluso, ampliar -o modificar- las señales existentes.

La fotografía superior es un buen ejemplo del nuevo criterio. Es una señal nueva, situada en la avenida de Monte Igueldo, esquina Pico Cebollera. Antes no había ninguna indicación; ahora, un ceda el paso y tuerza a la derecha,

Algunos pueden hacer un lectura política del ceda y vista a la derecha…

señal doble

Aquí, por ejemplo, se han mantenido las dos señales habituales. Están limpias y relucientes pero igual que las reemplazadas. No sabemos cuál es la política vial del Ayuntamiento de Madrid pero damos fe de que estas dos señales de la acera del restaurante El Peneillo -antiguo El Guarro- no han sido quitadas por desgaste de las anteriores. Se han cambiado por decreto, se podían haber mantenido las anteriores y aquí paz y después gloria.

operario con el cambio de señales

Aquí, en la imagen superior, se puede ver a un operario cambiando las señales antiguas por unas nuevas, La imagen es de hace unas pocas semanas -otro día lluvioso- y fue el momento que cambiaron todas las marcas viarias de la avenida de Monte Igueldo.

Con estos datos gráficos podemos hacernos algunas preguntas del tipo “¿Qué empresa se lleva dinero con el cambio?”, “¿quién pierde?”, “¿por qué tanta señal?”…A la espera de cerrar estas incógnitas,  nos dejamos llevar por la novedad de unas señales recién instaladas.

otro semáforo necesario

Por fín llega el semáforo a la calle Robles

Este fin de semana nos despertamos con un nuevo vecino: un semáforo que controla el tráfico entre la calle Robles y la avenida de Monte Igueldo.

Durante años, esta intersección entre dos calles ha estado cargada de polémica. Durante un tiempo se instaló una señal de paso de peatones pero no estaba señalizada en el suelo. Otras veces, no existía indicación alguna y los vallecanos que cruzaban tenía que sortear los coches o esperar que los conductores se apiadaran de ellos.  Había cierto descontrol y bastante peligro.

Ahora, por fin, se ha tomado una decisión seria en favor del peatón. Ese cruce que conecta el bulevar con la calle Robles y que engancha al final con un acceso a la M-30, ha encontrado un solución. Un semáforo doble para controlar el tráfico.

No es la primera vez que pasa. La autoridad vial ya instaló recientemente otro semáforo en la intersección entre nuestra avenida y la calle Cerro de Garabitas . Como indicamos en otro artículo de abril de 2012, la paz peatonal es cuestión de semáforos.

Estrenando señales viales