Archive | febrero 2011

reparación fantasma

A primera hora, cuando el sol sale por el Este y deslumbra las calles del barrio. Un operario reparaba la acera.  Era en la esquina de Pico Javalón con la avenida de Monte Igueldo.

Las prisas de la mañana, la luz intensa y el agua en el suelo recrean una imagen casi fantasmagórica. Una instantánea quemada al vuelo.

Anuncios

en busca del “troncha señales”

Una especie de virus ha entrado en nuestra calle. Numerosas señales y pivotes se han inclinado y se mantienen torcidas en todas las aceras. ¿Existe un “troncha señales”? ¿una especie de Yeti urbano que actúa en la oscuridad y ataca lo que ve firme y estirado?

En la avenida de Monte Igueldo hay  cerca de 200 señales de tráfico y alrededor de 600 pivotes. Muchos de ellos, como reflejan estas fotograías, están más inclinados que la Torre de Pisa.

Incluso, el semáforo del bulevar muestra este retorcido aspecto.

Muchos nos hemos preguntados si se trata de una ola -una más- de falta de civismo, el clásico bandolerismo social, amigo de los destrozos y primo de los de la kale borroka.

También puede ser un problema médico.  Se supone que hay gente enfadada de por si y le da por torcer señales de tráfico. En Madrid viven personas muy enfermas que tienen aficiones muy raras. Ser un vándalo no está tipificado como enfermedad aunque, algunos expertos, creen que el salvajismo es una patología mental.

En ciertos casos, se puede atribuir esta lacra social al conocido y respetado automovilista madrileño. Existe un derivación de esta raza muy acostumbrada a odiar los pivotes callejeros.

Puede parecer el típico caso del inspector Monteigueldo. De hecho, esta aparición de mobiliario urbano con artrosis puede tener un significado artístico. Ayer mismo acabó ARCO, esa feria de canapés, obras de arte y tipos engreídos y distantes.

 Por ello, no descartamos que esta sucesión de esculturas (¿?) deformadas tenga una clave de Sol tipo “intervención contemporánea sobre marco urbano degradado”. Cosas más raras y más caras ha pagado este ayuntamiento.

La respuesta, sin embargo, no está en el arte, en el artificio. Como casi siempre, está en la naturaleza. En la fotografía de la izquierda se puede comprobar como uno de los árboles que jalonan esta insigne avenida ha desarrollado ese forma torcida tan característica de algunas señales de la calle.

Estamos, pues, ante un ejercicio de imitación. No es un virus, no es vandalismo, no es arte.Ni ornamento ni delito. Es contagio. La naturaleza es sabia.

energía vallecana

Se requiere colaboración para entender cómo se puede instalar una minicentral termoeléctrica en un barrio popular y no tener algo de miedo. Continuará.

reinicio

Hay fechas claves. Los calendarios facilitan su explosión y son marca-páginas de un nuevo capítulo.Así, a veces, lo pienso.

Hay mapas secretos. Y el cofre que los guarda se abre en un momento preciso. En el despiste del azar. Así, a veces, lo leo.

Hay, también, nuevas carreteras donde no llegaron GPS. Las estrellas siguen en si sitio y mantienes el rumbo. Así, a veces, navego.

A veces uno se pone muy serio y busca respuestas en las partidas de nacimiento, en los actos judiciales o en las deudas impagadas. Es, al fin y al cabo, un vicio.

Aún recuerdas cuando mamá te calculaba los años según la fecha de tu cumpleaños: “justo cuando cumpliste no sé cuantos meses dijiste papá…te pusiste a andar, tu solo, un día después de tu primer aniversario, tu primera fila de dientes…., te fuiste de casa un mes antes de cumplir los 22…”. Así, medido en fechas; lo dicho, un vicio.

Hoy sólo quiero apretar la tecla de Reinicio. Empezar de nuevo.

martes de dióxido

Esto es lo que se veía esta mañana desde el mirador de Entrevías, en el Puente de Vallecas. Una nube de contaminación sombreaba el perfil de la ciudad.  El ayuntamiento de Madrid ya pidió ayer que no se usara el vehículo privado y que los desplazamientos se realizaran en transporte público. La boina se queda con nosotros, al menos, toda la semana.

el bonito cielo de Madrid desde Vallecas

Hoy volvía a correr después del parón del mes de enero. Desde algunos parques del Puente Vallecas hay buenas vistas de Madrid y mientras haces ejercicio disfrutas de tu ciudad. Pero esta mañana he tenido miedo y no ha corrido. Miré al cielo y temblé.

Estas dos imágenes muestran la estupenda boina que cubre la ciudad hoy por la mañana. Es contaminación pura y dura. Y, en estos casos, no está recomendado el ejercicio al aire libre ¿?.  Ayer, las estaciones de medición de calidad del aire del Barrio del Pilar, Ramón y Cajal y Méndez Álvaro mostraban índices malos, según la web municipal.

Según todos los expertos, el nivel de dióxido de nitrógeno en Madrid supera lo recomendado y convierte el aire de la ciudad en veneno. Ahora, hay una guerra abierta -política- entre el gobierno de España y el ayuntamiento sobre la contaminación de la ciudad. Unos culpan a otro de una baja fiscalidad en el combustible de los vehículos diésel (más sucios); otros, acusan al consistorio de cambiar los puntos de medición medioambiental para ocultar datos. 

 

Palabras. La solución es sencilla: dejar el vehículo privado aparcado en casa. El resto, parche español para la boina.