Tag Archive | farolas

nuevo faro en la jungla

 

más luz en faro callejero

Recientemente, las noches de la avenida del Monte Igueldo están más iluminadas. En el salón infantil destartalado de la mitad de la calle se han instalado dos potentes farolas para “aclarar” esa parte de la vía.

En esta parte de la calle, que se encuentra en la zona del supermercado Día y de una sucursal de Bankia,  junto al parque de los niños, hay un muro caído que permite acceder a un solar abandonado.

Ese agujero en la calle nos permite acceder a una especie de jungla con árboles, arbustos, hierbas y latas de cerveza.

El faro no ilumina de día

El estado de abandono  es evidente y traspasar a esa zona es, cuanto menos, peligroso. Desde este blog, se desconoce al propietario y damos fe de que el solar lleva sin uso durante más de diez años.

Entendemos que estos nuevos faros que lucen en las noches oscuras de nuestra avenida tienen como objeto protegernos del misterioso bosque.

Y pensando que pueda tratarse de un lugar encantado -como casi todos los bosques de los cuentos- , nos animamos a pedir a los políticos en campaña que encuentren una solución para esa zona. Además, de un par de faros nocturnos nos haría falta un plan integral de saneamiento.

jungla

Anuncios

y se hizo la luz

caso cerradoCaso cerrado para el inspector Monteigueldo. Esta semana, se iluminaron las nuevas farolas de la calle. A primera vista, la noche parece más eléctrica y, quizá, la luz más mortecina. Sin embargo, al tener el foco más bajo la sensación es más grata. No sabemos…algunos árboles tapan la luminosidad. Habrá que estudiar el efecto sobre los paseantes nocturnos.

Entretanto, permanecen las antiguas farolas tipo autopista. Del misterioso caso de las dobles farolas sólo queda una incógnita. ¿Desaparecerán las viejas luces o se mantendrán como ejemplo evolutivo de desarrollo de mobiliario urbano?

el misterioso caso de las dobles farolas

ojos discordantes a siete metros del sueloLa llegada de septiembre siempre provoca cambios en el entorno. Si uno abandona su refugio durante la temporada estival, cuando regresa nota ligeras pinceladas nuevas en el ambiente. Este es el caso de nuestra calle. De la noche a la mañana han surgido nuevas farolas en las aceras.

De un diseño moderno, de una altura menor que las antiguas, y con un espíritu de permanencia. Así aparecen las nuevas farolas, con ese cierto aire de novedad que trasmiten los utensilios de nueva generación. A primera vista, tienen buena pinta.

Sin embargo, permanece el mobiliario luminoso antiguo. Es más, sigue siendo la fuente de luz de la avenida. En época de recorte económico, la autoridad ha decidido establecer dos farolas en lugar de una. Parecen dos palos mayores que tratan de gobernar un barco pero cuyo patrón no sabe hacia donde va el viento.nueva farola observa luz de la vieja

Pensando un poco, no es difícil adivinar que en las próximas semanas desaparecerán las carácterísticas farolas -tipo autopista- que han iluminado nuestra calle durante años. Se trata de un paso más en la remodelación que sufre -padece y disfruta- la avenida de Monte Igueldo desde el final de la primavera.

Pero quizá sea necesario buscar una explicación menos lógica. Al fin y al cabo, quien tomó la decisión vive en otro barrio más pudiente y, es posible, que desconozca la realidad vallecana. Tal vez habría que crear un personaje como el inspector Monteigueldo; seguro que seguiría el rastro del dinero para encontrar una solución a este enigma. Puede que localizase un mapa con los colores de las farolas; de esta forma, descubriría el tesoro que durante meses han estado buscando en nuestra calle, hallaría las claves del taladro permanente y del ruido insoportable.