Archive | octubre 2013

cortes de luz intermitentes y sin respuesta

imagen, tomada la semana pasada, de un corte en la calle  por obras de mejora de GasNatural Fenosa

Desde el pasado viernes se están produciendo cortes indiscriminados de luz en varios bloques de la avenida de Monte Igueldo, aquí, en el Puente de Vallecas de Madrid. La suspensión del servicio suele ser breve -en algunos casos, de segundos- pero deja sin suministro a decenas de vecinos.

La compañía GasNatural Fenosa es la responsable de estos cortes y tiene un complejo sistema de comunicación para presentar las denuncias.

Algunos vecinos  tratan de plantear una denuncia sin éxito. Según alguno de ellos,  el sistema es kafkiano:  después de llamar al servicio técnico, enviar escritos a la web de reclamaciones, conseguir un número de incidencia -que no de reclamación-, y pasar de un teléfono de facturación a otro de distribución, se encuentran que tienen que enviar por correo ordinario una carta a una población de A Coruña que se recibirá “Dios sabe cuando”.

Entretanto, algunos se quedan sin comer si tienen cocinas de electricidad -corte de 15 minutos el pasado domingo-, pierden información en el ordenador o la comida del congelador se pudre tras romper la cadena del frío.

Pero no hay que preocuparse, ellos siguen con beneficios y, este año, ya han subido la factura más de un 4%. Un ejemplo más de la tomadura de pelo que sufre diariamente el ciudadano de la calle. En este caso, de la avenida de Monte Igueldo.

 

fórmulas para evitar mercados de basuras

El mercadillo callejero que se monta en el inicio de la avenida de Monte Igueldo es un quebradero de cabeza para muchos vecinos. Se corta el paso, se venden cosas cogidas de la basura y el ambiente es “espeso”. Ahora, cuando han pasado más de tres años de su esporádica aparición y se ha convertido en un lugar clásico para vender “mierdecilla”, las autoridades municipales se han dado cuenta y mandan, de vez en cuando, una patrulla de la policía.

La policía vigila el inicio de la avenida de Monte Igueldo para evitar que se monte un mercado callejero

La presencia de la policía municipal en el principio de Monte Igueldo intimida a los manteros y a los vendedores de “basurillas” evitando así que se cree ese mercado sin reglas y sin cuotas (cargas impositivas municipales).

Desde MonteIgueldo Blog, siempre atentos y solícitos ante nuestra concejal presidente Ana Durán le sugerimos otra fórmula para acabar con este tipo de mercados sin control: la lluvia. Esta misma mañana hemos comprobado que no había ningún vendedor ambulante en nuestra calle.

Intensa lluvia en a la avenida de Monte Iguedo en otoño

El poderoso efecto atmosférico se muestra como la fórmula eficaz para evitar la venta ilegal en la calle. Además, el agua limpia las aceras y nos ahorramos una pasta en el servicio de limpieza.  Creemos que la Junta de Distrito no debería despreciar la propuesta de instalar una nube permanente por encima de los vecinos de la avenida. Es una idea. Y gratis.

¡a por el lunes!

En estos días hemos descubierto un filósofo en la avenida de Monte Igueldo. No sabemos su nombre y desconocemos su currículum; si, en cambio, podemos ver que tiene buena letra.pintada callejera donde se nos piede fuerza, valor y paciencia

Ni corto ni perezoso, ha escogido una de las pocas paredes blancas de nuestra calle vallecana, y ha escrito este lema : “Fuerza, valor y paciencia cuando el día es complicado”

Es fácil verlo. Según vienes andando desde la avenida de San Diego hacia la Albufera – en el sentido contrario del tráfico-, en la acera de la derecha, junto al castigado parque infantil, los vecinos pueden encontrase con este curioso graffiti.

Viviendo en un mundo muy complido cualquier grito de ánimo nos ayuda a seguir en la brecha. Este filósofo anónimo, de momento, nos ha alegrado el lunes. Estaremos atentos ante futuros mensajes.

abrigando motos callejeras

Motocicleta atípica aparcada en la avenida

Moto abrigada

Este es el aspecto que tienen algunas motos aparcadas en la avenida de Monte Igueldo. Abrigaditas, con un paraguas extendido como refugio, a la espera de lluvias, fríos e inviernos.

Como se puede ver, se trata de un ciclomotor de aparente uso profesional. Tiene dos bandejas, en el frontal y la parte trasera, que -se supone- sirven para el traslado de objetos y cosas.

Normalmente, el vehículo suele estar atado a esa farola, cerca del establecimiento Día y sin molestar a los transeúntes.

Moto cubierta

moto mega-abrigada

Esta otra moto está superprotegida de la inclemencias del tiempo. La funda, que más bien parece una lona, permite cubrir el vehículo y mantenerlo aislado. Revisando algún foro de moteros, se aconseja taparla dos horas después de su uso, en frío, para evitar la formación de óxido.

Este tipo de lonas eran muy populares en los coches entre los sesenta y setenta del siglo pasado. Después, todo “el mundo se hizo rico” y se dejaron de usar.

Ahora, cualquier vecino de nueva generación que pase por nuestra castigada calle, al ver este bulto, puede pensar que se trata de una gran bolsa de basura o de una escultura de arte moderno.

Es, en cualquier caso, un trasto gigante subido a la acera. Pero eso es otra historia….

parís-monte igueldo

Aunque parezca París, es Monte Igueldo. Una mañana de otoño nos deja estas estampas

mañana de otoño

Una mañana de otoño, en el trajín de la avenida, uno puede encontrar esta estampa que nos reconcilia con el barrio. Una bicicleta aparcada y atada a un árbol frente a una tienda de alimentación. La gente camina a su aire y a su tarea.

El vehículo, encajado entre dos buzones. nos da una imagen casi parisina de calle. La fotografía engaña al viandante, recorta la realidad y nos muestra lo que es invisible a los ojos.

Parece París pero es Monte Igueldo

otoño de mañana

¡refresco bomba o broma!

Junto a la papelera esta noche apareció este artilugio

Pasó anoche.  Un vecino regresa a la avenida de Monte Igueldo y se encuentra en a la acera este artefacto de cables y botellas junto a una papelera.  ¿Qué se puede pensar? ¿Es un artilugio explosivo? ¿ Es una broma macabra? ¿el motor de un coche de energía acuática?

Entre lo mal iluminado de la avenida y la basura que algunos vecinos dejan “a la buena de Dios”, el viandante se queda pasmado y se hace preguntas. Un repaso ocular con detalle puede despejar las dudas…

Un paisano se olvidó el refresco de cola

Como se puede observar en esta fotografía se trata de un pack del refresco Inka Cola, una bebida de origen peruano que, sorprendentemente, estaba anoche a pie de calle a la espera de los basureros.

Lo más curioso es que las botellas estaban llenas, abandonadas, pero plenas de contenido. ¿Habrá sido un despiste? ¿Estaban caducadas? ¿Qué pintan los cables alrededor? Más y más incógnitas…parece un nuevo caso para el inspector MonteIgueldo. (Continuará)

 

¡coma fruta!

Pocas ganas te quedan de comer fruta cuando ves los contenedores cargados de basura en la esquina de la avenida de Monte Igueldo ya en la primera hora de la tarde

En la avenida de Monte Igueldo ha abierto un supermercado donde antes estaba instalado el famoso Hiper Textil de Vallecas. El súper hace esquina con la calle Peña Ubiña. Justo en el inicio de esa calle están instalados unos contenedores permanentes para depositar la basura.

Dado el habitual sentido ciudadano que tiene algunos vecinos del barrio, como se comprueba en la imagen, los cubos están repletos de bolsas con basura desde primera hora de la tarde. Según parece, nadie puede esperar a la noche para bajar los desechos diarios que acumula en su casa.

Además, si no hay sitio en el contenedor, no pasa nada: se suelta la bolsa en el exterior y punto.  Está claro que no pueden esperar. A lo mejor, lo que no saben -o sabemos- es que podemos ser objeto de multa municipal.  Si tiene dudas, pinche en el siguiente enlace:  Sanciones.

A la espera de leernos la norma -para cumplirla- solo nos queda lamentar que tanta basura no nos deje ver el estupendo cartel de este supermercado que nos invita a comer fruta.