Archive | mayo 2012

incontinencia urinaria animal

El estanco de la avenida de Monte Igueldo está muy bien surtido de todo tipo de productos. Además de tabaco -es su función y licencia de venta-, ofrece chucherías, chicles, artículos para el fumador, tarjetas de transporte y, sobre todo, simpatía por parte de los que atienden al público.

Para un exfumador, entrar en el templo de humo siempre es difícil; sin embargo, el estanco del barrio tiene todavía encanto.

Te puedes encontrar a viejos vecinos fumadores de Celtas, a señoritas cortas de falda que promocionan distintas marcas de tabaco rubio o a una banda de rock urbano comprando papelillos Smoking. Imágenes clásicas en un barrio en decadencia pero con historia, ganas de vivir y población.

Todo esto puede ser normal. Lo que no puedes esperar es un cartel en el cristal del mostrador donde te advierta sobre la incontinencia urinaria de las mascotas. Observen detalle de la fotografía inferior.

Sí, aunque parezca mentira, sí, es cierto. Los trabajadores del estanco se han visto obligados a colocar este cartel para denunciar que algunas mascotas aprovechan la cola de la compra de tabaco para hacer sus necesidades.

No entendemos porque se usan las palabras pis y caca entrecomilladas; suponemos que es para dar mayor realce a la norma común. Lo que comprendemos es la indignación de los estanqueros. ¿Cómo es posible que vayas a comprar tabaco y tu perrito se dedique a cagar mientras haces la cola para comprar un sello? ¿Cómo puedes permitir que ese espíritu estilo establo ocupe un espacio público?

Dicen que hay gente para todo pero hay que ser guarrete para dejar que tu mascota se alivie en un estanco. ¡País!

Anuncios

invasion peluche: segunda parte

Tras la aparición de un Spiderman de peluche abandonado junto a unos cubos de basura, se han multiplicado los avistamientos de otros bichos dejados de la mano de Dios.

En la misma avenida, en  la mismísima puerta de “El Guarro”, apareció hace unos días esa especie de osa-mono con traje de abeja que se observa en la fotografía de la derecha.

A plena luz del día, ajena al trasiego de los viandantes, delincuentes, paseantes y otras gentes del lugar. Nos recuerda a esa típica escena de crimen habitual en las grandes ciudades: un cadáver tendido en la acera ante la indiferencia de la población . Mundo moderno.

Otros “abandonadores” de peluches en primavera son más pulcros y, al menos, colocan a su víctima encima de los cubos de basura buscando así una segunda oportunidad.

Aquí está, en el centro de la fotografía de la izquierda, un diablillo rojo sentado sobre un contenedor amarillo para envases. Esperando destino o dueño. Así,en la calle Puerto Piedrafita esquina Monte Igueldo, un domingo cualquiera.

Recuperando algunos artículos de este blog, podemos recordar que la aparición de peluches en la calle suele producirse entre los meses de primavera u otoño, justo cuando muchos vecinos aprovechan para desechar objetos, limpiar a fondo la casa y preparar los domicilios para el verano o invierno. En pocas palabras, hacer limpieza.

Por ello, no nos deben extrañar que se multipliquen las presencias de seres inanimados, inertes, en nuestra populosa calle. Son víctimas que buscan otro lugar, otras experiencias, y son abandonados a la espera de que otro niño o una familia generosa quiera acogerlos.

Secuestro de peluches

Esta, sin duda, es la explicación racional, el lado confortable de la noticia. Sin embargo, algunos colaboradores de este blog nos advierten del terrible caso del secuestro de peluches. En la fotografía de la derecha se aprecia una ovejita de peluche dentro de un coche. El muñeco parece forzado, como si estuviera atrapado contra su voluntad dentro del vehículo.

El documento fotográfico fue enviado desde el centro de Madrid lo que confirma que el caso de los peluches desaparecidos trasciende fronteras y barrios.

Visto lo visto, la investigación se reanuda.  Desde MonteIgueldo Blog trataremos de retirar el polvo de la paja con el fin de desmantelar toda una infraestructura criminal licenciada en el robo y abandono de peluches. Seguiremos informando.

puertas misteriosas

Son cinco ventanas. O puertas. Con palabras como “Una puerta abierta” y “A la emoción”. También puntos suspensivos y un intrigante “Próximamente”. Estamos hablando de la fachada del antiguo edificio de la ONCE, en la entrada de la avenida de Monte Igueldo, junto a la parada de los autobuses.

Desde el pasado miércoles, el local comercial presenta estas incógnitas. Se trata, sin duda, de una campaña comercial que nos anticipa la apertura de un establecimiento en este sitio.

A primera vista, las ventanas blancas despiertan la curiosidad pero resulta difícil adivinar qué tipo de garito van a poner allí. ¿Una librería de novela negra? ¿una tienda apple? ¿un salón de juegos? ¿? Al menos, un nuevo negocio para el barrio. No es poco.

viñas de Monte Igueldo

Puede sonar a broma pero la avenida de Monte Igueldo tiene un vino propio. Y elaborado específicamente para nuestra calle.

Se trata de un caldo tinto, con cuerpo,  de carácter joven, brillante, con notas frutales,  y con color intenso. Perfecto para compartir con carnes rojas, caza o fiambres ibéricos.

Es un vino elaborado por las bodegas Viña Buena para la pastelería BellaLuz, situada en el número 6 de nuestra avenida.

Se supone que se trata de vino de Ribera de Duero pero sin el sello de  denominación de origen.

En cualquier caso, no está nada mal y su precio -3,10 euros- es muy competitivo si quieres disfrutar de un auténtico caldo vallecano. ¡Salud!

preocupación por el mercado ilegal

El mercado que se establece por las tardes y las noches en la calle, en el inicio de la avenida de Monte Igueldo, junto a la parada del autobús, es ilegal.  El tramo que ocupa -en lo que era antes el edificio de la ONCE- impide el paso al viandante y crea inseguridad entre los vecinos y las tiendas que todavía permanecen abiertas.

En este blog nos hemos referido repetidas veces, incluso con cariño,  a los buscavidas que se instalaban  por la noche en la avenida para vender pequeños objetos usados -principalmente, ropa- y utensilios dispares. De hecho, los autores de MonteIguelgo’s Blog hemos comprado libros a un euro. Todo en el marco del buen rollo frente a la crisis.

Pero esto, creemos, que ya se ha acabado. Ahora abundan amigos de lo ajeno , vendedores de basuras, expertos de trapicheo y gente de difícil calaña. Junto a ellos aparecen con descaro borrachos licenciados, desdentados sin cabeza y otros individuos de mal vivir. Sí, un retrato del siglo de Oro en su forma más chusca y vallecana.

Indiferencia política

Todo esto coincide con la campaña gubernamental para evitar que los “indignados” tomen la Puerta de Sol. El Gobierno popular se ampara en el derecho de la libertad de movimiento y del uso del espacio público para promover una extrema vigilancia policial sobre los manifestantes.

Aquí, sin embargo, la calle es ocupada para el negocio propio y la policía municipal sólo aparece en el turno de mañana para amedrentar a los subsaharianos que venden DVDS piratas. La concejala del distrito -que tiene el despacho a 100 metros- parece vivir ajena al mercado ilegal y sigue pendiente de su carrera política a la sombra de Esperanza Aguirre. Al fin y la cabo, aquí nunca gana el PP.

Entretanto, MonteIgueldo ‘s Blog sigue recibiendo quejas de vecinos asustados y con miedo. Por eso hay que decirlo claro: el mercadillo es ilegal y daña, todavía más, la difícil realidad de este complejo barrio.

la muerte de spiderman vallecano

No es fácil torcer la avenida de Monte Igueldo, tomar la calle Juan Navarro y encontrarse muerto al hombre araña. Junto a los cubos de basura, abatido, sin sentido, Spiderman, muerto.

Ya lo contó Marvel hace un año en una edición especial de Ultimate Spider-Man 160. La editorial recreó la muerte de superhéroe arácnido en una lucha sin cuartel con el Duende Verde. Fue un jugada en busca del público joven que reactivó el interés por la arañas pero que no nos engañó a nadie. Nuestra araña seguía viva.

Peluches abandonados

Sin embargo, en el Puente de Vallecas, Spiderman ha aparecido muerto. Se abre así, de nuevo,  la famosa investigación del inspector MonteIgueldo: el caso de los peluches abandonados.

Desde agosto del año pasado, no habían surgido nuevos casos de peluches dejados de la mano de dios en las calles del barrio. Ahora nos encontramos con algo más grave que un leoncito, un osito o un pato:  un superhéroe.

No hay que olvidar que se trata de Peter Parker, un joven que, tras la picadura de una araña, defiende con sus superpoderes la ciudad de Nueva York. Este carácter urbano encaja perfectamente con nuestro barrio; incluso, su vestuario de rojo y azul -casi blaugrana- con rayas negras se asimila bien en la lucha contra el mal y el capital en nuestra castigada calle.

A primera vista, la investigación ocular nos permite afirmar que no aparecen heridas exteriores, ropa desgarrada o indicios de una muerte violenta. El cuerpo de la víctima está perfectamente colocado junto a un banco -antes caja de ahorros- y los cubos de basura. Esta puede ser la pista inicial.

Además, el hecho que spiderman esté separado un metro de los contenedores y no esté dentro del cubo, nos crea varios interrogantes. ¿El autor del homicidio- peluche busca publicidad de su crimen? ¿espera que alguien recupere el cuerpo? ¿es un truco de Hollywood para promocionar los Vengadores? ¿es un nuevo plan del Spiderman Gordo?

Demasiadas preguntas. Seguiremos informando.

 

flores de un día de mayo

Son flores de mayo. Un día como hoy. Flores.

El primer domingo de mayo, aquí, dicen que es el día de la Madre. Creemos que es un excusa para cubrir parte de la avenida de Monte Igueldo de puestos de flores.

Tampoco son muchos. La viejita del bulevar que es permanente. Y tres puestos piratas -temporales- que se establecen a lo largo de la avenida tanto el sábado como el domingo. Flores de mayo para las madres, los enamorados, los entusiastas. En plan  bonito. No todo va a ser sucio y verdadero.

Ayer compramos a Joan. En su puesto, junto al cutre parque infantil de la avenida, la docena de claveles estaba a cinco euros y las rosas, a diez. También tenían ramos más elaborados pero no preguntamos ni por el precio.

Después de un invierno raro y de unos días lluviosos, explota ya la primavera.