Archive | febrero 2012

asador de pollos quemado

Este es el momento en que unos chatarreros introducen el asador de pollos de “El Brillante” en una furgoneta. Se trata de una de las víctimas del incendio, que se produjo la semana pasada, en este popular bar del Puente de Vallecas.

Como ya señalamos en informaciones anteriores, el fuego descontrolado en la cocina  -en la máquina de churros, según los vecinos- provocó el incendio del establecimiento.

En estos días, se trata de reparar los desperfectos y, como se ve en la imagen, retirar los enseres y objetos quemados.

Anuncios

manifa contra la reforma

Mañana estamos convocados los vecinos del Puente de Vallecas a una manifestación a las 19.30 horas contra la reforma laboral.  La protesta se inicia en la avenida de Buenos Aires para acabar en la Junta Municipal de Distrito. Según la Asamblea de Vallekas por la Huelga General, el “salvaje” recorte de derechos de los trabajadores tiene que tener una respuesta en la calle. Y esta manifestación será el primer paso.

“se quemó la churrera”

Torcemos un poco la avenida de Monte Igueldo y nos encontramos en la Albufera, una de las calles centrales e históricas del barrio del Puente de Vallecas, la vía que nos llevaba a Valencia desde Madrid en la primera mitad del siglo XX.

Allí, casi en la esquina con nuestra casa, se encuentra un clásico de la hostelería, de la gastronomía y de la vida social: la cafetería “El Brillante“. En Madrid, hay cuatro garitos , incluido éste,  del mismo grupo empresarial. El más conocido y popular es el de Atocha. En todos, su seña de identidad es el bocadillo de calamares. Y aquí, en el vallecano,  se encontraban hasta el pasado martes, las mejores porras del mundo.

Jugar con fuego

La noticia salto ese día: un incendio en la cocina de la cafetería. El suceso quemó parte del establecimiento y, por suerte, pericia o creencias,  no hubo víctimas, salvo los propios consumidores de sus servicios ya que, desde esa fecha, permanece cerrado y en obras.

Fuentes informadas del barrio dicen que ya han visto en el interior del local a inversores chinos con ganas de comprar el local. El rumor comenta que es una nueva avanzadilla de la población oriental en Madrid para hacerse con este lugar emblemático y establecer otro local asiático.

Otras fuentes, restan importancia al suceso y se muestran optimistas sobre la rápida recuperación del local.

Todos coinciden en señalar a la culpable del suceso: la máquina de hacer churros. La bendita sartén fue el foco del incendio. “Se quemó la churrera”.

carnaval popular y callejero

Hoy viernes a a las 18.15 horas comienza el Desfile de Carnaval de Puente de Vallecas, que se inicia en la avenida de Buenos Aires  y acaba en la plaza “Vieja”, donde habrá una chocolatada a precios populares.  Es el principio de una fiesta que durará todo el fin de semana y, como es costumbre, tiene escaso apoyo institucional.

Pero no importa. El barrio disfruta esta noche además de un baile de Carnaval en la parroquia de San Carlos Borromeo (Entrevías), que contará con el fondo musical de la “Vallekana Big Band“.

Por si fuera poco, el domingo el Centro Cultural Cívico de El Pozo (Avda. de las Glorietas, 19-21) acoge el Certamen  de Chirigotas en categoría infantil (12.00 h.) y adulto (17.00 h.).  Allí, sin duda, escucharemos rimas calentitas sobre la vida en el barrio, los recortes sociales y la reforma laboral.

Si se quiere más información o ayudar a los organizadores, puede ponerse en contacto en el siguiente correo: carnavalvk@gmail.com

Niños en la calle

También hoy, en muchos colegios del distrito, los escolares disfrazados realizarán un pasacalles de Carnaval por algunas calles del barrio. Tanto por la tarde como por la mañana, los chavales mostrarán sus mejores galas y nos animarán para disfrutar de esta fiesta pagana y, todavía, vallekana. Todos a la calle.

primer anuncio

Ya lleva una semana colgado el primer anuncio de publicidad estática, instalado en la mitad de la avenida.

Allí había un inmueble y, desde hace unos años, tras el derribo, permanecía un solar abandonado. Como ya informamos recientemente, se insertaron dos paneles para publicidad.

De momento, solo una de la plataformas presenta un reclamo. Se presenta el nuevo KIA  ÓPTIMA, una vehículo de gama “molona” para la gente que vivimos en este barrio.

Los coches asiáticos tienen buena pinta; este es coreano y, antes, la marca estaba estampada en la camiseta del equipo de fútbol del Atlético de Madrid. Ahora patrocina un trozo de mi calle. Los tiempos cambian.

 

 

Monte Igueldo en dos tiempos

Esta fotografía -facilitada por un vecino amigo del blog- nos muestra un inicio de la avenida de Monte Igueldo al principio de los setenta. En la imagen, en blanco y negro, aparece la calle con edificios que, en gran parte, permanecen. E incluso, negocios. Podemos adivinar que, frente a la cabina de teléfono (¿?), está la cafetería Bellaluz, con sus churros y sus camareros con pajarita.

Por otro lado, se puede ver en la foto un singular edificio de ladrillo, situado casi en el extremo izquierda de la imagen, que responde al nombre de Progreso. Se trataba de un gran almacén -3.000 m2- de venta de textiles y artículos de bazar que se estableció en nuestra calle en 1969. Allí se compraba sobre todo al por mayor y aguantó durante toda la década hasta que, en los ochenta, desapareció su actividad y se instaló una gran oficina de la ONCE. Pero eso es otra historia.

Ahora, como se ve en esta fotografía a color, poco ha cambiado en el inicio de la calle.  Sigue teniendo ese carácter comercial y de trasiego permanente de vecinos. El edificio de Progreso se ha convertido en un inmueble con apartamentos y, en su parte baja, se espera el establecimiento de un comercio. Allí, también, se mantiene la multitudinaria parada de autobuses y, por la noche, se establece el mercadillo pirata.

Esta zona, durante años y todavía ahora, es el centro comercial y de actividad vecinal del Puente de Vallecas. Pese a la crisis, al mirar las dos fotografías seguimos viendo que  permanece ese espíritu de intercambio y ese ambiente de plaza pública de todos los vecinos. ¡Qué dure!

la calle de la leche pura

  Esta imagen está tomada en la avenida de Monte Igueldo 103. Es un mural de azulejos que señala una vaquería.  Ahora es un adorno que permanece y alegra la calle. Antes fue un lugar donde se ordeñaba a las vacas en el patio del edificio y se vendía leche.

Es una de la pequeñas muestras de la historia que permanece en esta calle.  Este mural -obra de Enrique Guijo, uno de los mejores ceramistas del primer tercio del siglo XX- nos recuerda que dentro de este local había vacas propias y se ordeñaba a la vista del público. Era un establo urbano (prohibidos en 1965 por poco higiénicos).

Según  cuenta una vecina de esta calle, aquí estaba instalada la lechería de la señora Mica, y en el bajo, las vacas compartían espacio con los vecinos. Allí vivían y eran ordeñadas y, parece, que al olor vacuno te acostumbrabas. Eso sí, tenías leche fresca,  cada mañana, para el desayuno. El portal era tienda que atendía al público.

Otros vecinos apuntan a que esta  zona -la avenida de Monte Igueldo- era conocida como la Presilla y allí se instalaron emigrantes de origen cántabro con sus vacas pasiegas. Y servían con leche recién ordeñada a muchos madrileños del centro de la capital. A domicilio y sin bici.

Ahora, en la parte baja de lo que era la vaquería, hay un apartamento donde vive una familia. En el resto del edificio, el vecindario se traslada a Ahorra Mas de la calle o se acercan al Mercadona para comprar leche. Se acabó aquello de la pasteurización y otros logros  de la ciencia.

Esperemos que no haya que movilizarse en favor de una fachada de azulejos. Al tiempo.