Archive | marzo 2011

renovación o abandono

Liquidación. Esta palabra planea por el inicio de la avenida. La fotografía muestra la fachada de la perfumería Marionnaud que liquida sus existencias y se traslada a otro sitio.

A ello se suma el cierre definitivo de la famosa heladería de la calle, situada a 20 metros de la perfumería.  Después de años y años repartiendo helados y, casi, siendo una sucursal de la Napoli de la avenida de Ciudad de Barcelona, el establecimiento ha cerrado sus puertas.

En la misma acera y diez metros después, una zapatería de propietarios de origen chino también ha echado el cierre. Si bien es verdad que “Calzados City” -que así se llamaba-, compartía acera con otras dos tiendas de zapatos orientales, sorprende que un establecimiento de estas características abandone su lucha por el mercado diario.

En cualquier caso, ya ayer domingo, varios clientes estuvieron dentro del local viendo sus posibilidades.

Los que no han abierto son los propietarios de la tienda “Dots&dots“. Después del cierre por vacaciones de verano -según acabaron las rebajas de julio-, la tienda de ropa “low cost” sigue cerrada a cal y canto.  Situados frente a la famosa heladería y donde estuvo antes Kiddys Class, el cierre de la franquicia parece estar más relacionado con los problemas de la firma en España que con el abandono de nuestra querida avenida vallecana.

Estos cierres de los últimos meses, preocupan a la gente del barrio. Es significativo que se produzcan en el inicio  de la avenida; aquí se concentra el mayor tráfico de transeuntes y donde se ha desarrollado siempre la parte comercial. Esperemos que esta crisis de la que, según el Gobierno, tantas veces hemos salido,  acabe de una vez y  al parón empresarial se impongan los brotes verdes de una renovación económica para el distrito.

formas de escribir una calle en días fríos

Cuando te preguntan por teléfono el nombre de la calle, el receptor nunca entiende  a la primera: “Montequé”, Montegueldo”, “Morteruelo”…y así hasta el infinito.

En la fotografía se evidencia que, incluso, los vecinos del barrio no saben escribir correctamente el nombre de la avenida. Y esto es Madrid, nada que ver con el tópico y típico marco incomparable desde donde se  ve Donosti.

vecinos guarrillos con la basura

No hay mucho que decir. La desaparición de los contenedores de basura en la avenida de Monte Igueldo, hace dos años, supuso una limpieza evidente en la calle. El ayuntamiento repartió cubos amarillos y naranjas para cada edificio con el fin de que cada comunidad se hiciera responsable y, de paso, justificar y hacerte pagar un nuevo impuesto. Pues bien, nadie saca los cubos a la calle por la noche y, por regla general, los vecinos tiran la basura en los contenedores que aún permanecen en las calles adyacentes.

Aún así, hay vecinos guarrillos que tiran la basura al lado de los puestos de reciclaje de papel o vidrio. La fotografía muestra basura nocturna junto a un contenedor de cristal frente al número 80 de la avenida.

Más de un vecino se ha encarado con alguna visitante indie gafapasta que dejaba sus residuos en la calle con aires de gran dama.

Menos aires y menos rollo. Sólo pedimos un poco de civismo.

rock, muñecas y gasolina

Visto en el barrio. En la zona alta -de altura- del distrito, está aparcado este vehículo con sus conductoras impasibles. Puede que lleve allí ya más de dos años y que nadie haya recogido los juguetes o arrancado la furgoneta.

A primera vista, las muñecas parecen chicas pelirrojas alegres del lado oscuro. El grado de abandono y dejadez nos recuerda a algunas viejas canciones donde la suciedad se mezcla con pasiones, calor y ruido. Suena a lo lejos rock sureño y sus pecas disfrazan tu mal humor….  Pero no, amigo, esto es Vallecas y la  imaginación calenturienta sobra en el mundo real.

Tampoco tiene su punto financiero, No se trata de alquiler de muñecas hinchables o de asistencia en carretera para camioneros necesitados de afecto. No. Tampoco es una promoción de vehículos eléctricos  ni es una campaña de los New York Dolls. No. Es, simplemente, bizarrismo.

Lo dicho; rock, muñecas y gasolina.

un barrio, una afición

La gente de Vallecas en la calle. En defensa de un equipo de fútbol que es algo más que una institución deportiva. Se trata del Rayo Vallecano, el histórico club, que ha mostrado su franja roja sobre la camiseta blanca en todos los campos de España e, incluso, en Europa.

Ahora, la situación económica de los dueños del club, la familia Ruiz-Mateos, ha puesto al Rayo con un pie en el abismo. Pese a ser los líderes de la liga Adelante -la Segunda-, los jugadores llevan once meses sin cobrar y pendientes de decisiones adminstrativas que pueden provocar la desaparición del equipo y todas sus filiales.

Esta noche, la gente ha tomado la avenida de la Albufera y ha llegado hasta el estadio Teresa Rivero para mostrar su indignación y reclamar soluciones para un club histórico. Con todo su derecho.

Entretanto, las adminstraciones públicas guardan silencio. Lo de siempre. Un barrio, una afición. Vecinos frente al silencio.

energia vallecana 2

Sigue el debate en torno a la central térmica de Vallecas, aunque todo parece que estará en funcionamiento en breve. La “calefacción grande” ha perdido impacto público pese a la repetición en “Callejeros” del programa donde se hablaba de la colonia de los Ángeles.

A la espera de informes científicos e investigando otros “district heating”, nos quedamos con los problemas energéticos que sufrimos en este invierno del descontento. Además, la foto es chula.

patriotas al pie

Visto en el mercado callejero de los domingos en Entrevías. 

Hay que vender zapatos y, para ello, hace falta apelar al patriotismo y a la salud.  Sin complejos. Frente a la invasión china en el comercio del calzado (casi todas las zapaterías de Monte Igueldo son orientales), este puesto popular anima a consumir calidad y comodidad con el sello de la marca España.

No hay que olvidar que un señor español se viste de la cabeza  los pies pensando en la patria. Marcando el paso a ritmo de pasodoble.