Archive | abril 2014

aparcando el camión de cerveza

bravo por el aparcamiento

La acera de Monte Igueldo es un buen lugar para aparcar el vehículo. Si llevas un camión tampoco pasa nada. Como se comprueba en la imagen, el reparto de la cerveza Damm en el barrio está asegurado. ¿No hay sitio? No importa, se deja la furgoneta en la misma puerta de la tienda.

¿Los peatones? ¿De qué se quejan? Tienen todavía un pasillito para pasar entre el camión y la pared. ¡Cómo vamos a perder el tiempo buscando aparcamiento! ¡Salud!

Anuncios

la calle de la ropa de segunda mano

Oasis, amplia tienda de segunda mano

La avenida de Monte Igueldo se ha convertido en los últimos años en la calle de la moda de segunda mano. Cuatro establecimientos han abierto sus puertas y ofrecen camisas, zapatos, cazadoras, trajes, vestidos, cinturones…y montañas de ropa que quieren prolongar su uso.

El Patio de Mi Casa es la última tienda abierta en la avenida Aparentemente, salvo ropa interior, todo está en venta. Y, cada tienda, tiene su tipo de cliente.

El primer establecimiento que aparece en la avenida pertenece a la cadena Humana, una fundación que trabaja desde 1987 para impulsar la cooperación y la solidaridad en zonas de subdesarrollo en todo el mundo.

Entre sus lemas está la defensa y protección del Medio Ambiente a través del reciclaje textil. Para ello, usan contendedores callejeros que recogen la ropa en desuso.

(Por si no queda claro, su presencia en el Puente de Vallecas no es para mejorar este barrio madrileño -que también le haría falta-, es para vender ropa usada cuyos beneficios se destinen en ayuda al desarrollo en Latinoamérica o en África subsahariana).

Las otras tres tiendas de la calle no tienen ese estilo solidario pero son negocios igual de respetables.

Pies con doble vida

La segunda que nos encontramos es la última en llegar y se encuentra donde estaba la famosa tienda de juguetes de la avenida. A primera vista sorprende el gran número de zapatos, chanclas y zapatillas que se exponen para su venta.

zapatos de segunda mano, segunda vida para los pies

La fotografía de la derecha es una muestra gráfica de la proliferación de zapatos de segunda mano expuestos y  a la venta.

No sabemos el éxito de la iniciativa pero, en un pequeño sondeo entre el vecindario, no hay mucho consumidor dispuesto a calzarse los pies de otro vecino. Pero, en fin, si están a la venta es que tienen su público.

Por lo demás, también ofrecen ropa de marca, trajes largos y alguna curiosidad.

El tercero en el baile es el “Oasis”, una nave bastante grande con todo tipo de ropa de segunda mano. Desde vaqueros Levis a trajes de boda, o desde chándal de marca a abrigos vintage, cualquier cosa “ponible” tiene su sitio. Eso sí, hay un gran cartel en la puerta donde anuncian que “NO COMPRAN” ropa.

el oasis de la ropa de segunda mano

La cuarta tienda es más pequeña y está más enfocada a la ropa joven, urbana y simpática. Está a unos diez metros de Oasis, en la acera de enfrente, y se llama el Patio de Mi Casa.

El dueño es amable y hay, normalmente, un perro husky siberiano -que desapareció y después fue encontrado- en la puerta junto a dos macetas.

Después de este breve repaso por las tiendas de moda de segunda mano de Monte Igueldo, esperamos que nadie se atreva a poner en cuestión la clase y estilo de esta calle madrileña.

Otro día presentaremos las buenas tiendas de ropa de primerísima mano (con novedades y sorpresas)  que tienen su lugar en la avenida. Pero eso será otra película. De momento, nos quedamos con historias reales que tienen una segunda vida por delante.

sin problemas de aparcamiento

¿Problemas de aparcamiento? Yo, nuncaNo es la primera vez ni la última. De vez en cuando nos pasamos por la calle buscando infractores de la seguridad vial.

Ayer mismo por la mañana, otro lunes de hierro, dimos un paseito por la avenida de Monte Igueldo y encontramos al típico conductor maleducado que encuentra siempre aparcamiento.

En la fotografía superior se puede contemplar un buen ejemplo de un conductor que siempre aparca en la puerta de casa. Sin complejos ni problemas de erección, el tipo planta el coche en plena acera. “Mi coche lo vale”, puede estar pensando.

otro listo, aparcando en plena acera

Este tampoco se queda corto. Estuvo toda la mañana de ayer situado en la acera, junto al segundo Bankia de la avenida de Monte Igueldo. El tipo no lo hizo mal: se puso en línea con los coches aparcados pero sobre la acera. Era parte del paisaje.

No nos sorprende. Esta esquina, sin bolardos -se los han quitado-, facilita aparcar el cohe y, de paso, sacar dinero del cajero. Todo muy chulo pero muy insolidario. La próxima vez que se haga un “selfie” y que se lo mande a Tráfico.