Archive | marzo 2009

Violencia radical en Vallecas

Un titular de un periódico marca a un barrio, a unos vecinos y favorece una mentira.Una delegación de un Gobierno permite, ampara y facilita una provocación. Continuará…

incendio en el local del número cuarenta

Curiosos observando los restos del incendio

Curiosos observando los restos del incendio

El local del número 40 de la avenida de Monte Igueldo sufrió la noche del jueves al viernes 27 de marzo un aparatoso incendio que fue sofocado con la intervención de los bomberos y la policía.

El local albergó, en su día, una tienda de retales pero fue a principios de los noventa, cuando una familia de origen chino montó un establecimiento de moda barata.

El negocio no funcionó y, desde hace al menos tres años, el local presentaba un total abandono y, de vez en cuando, era ocupado por desconocidos.

Creative Commons License
incendio en el local número cuarenta by monteigueldo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.
Based on a work at monteigueldo.wordpress.com.

esperando el autobús

Gran parte de nuestro tiempo se pierde esperando.

A lo lejos, parece que llega

A lo lejos, parece que llega

 Pero el tiempo es un espejismo y las horas un reflejo inútil para atrapar un espacio consolidado.

siempre llegamos tarde

Siempre llegamos tarde

Al principio de mi calle, paran muchos autobuses. A veces,  llegan puntuales. Otras, desaparecen.

El 24 nos sube al Pozo

El 24 nos sube al Pozo

Las vías principales del barrio están bien comunicadas por el transporte público. Sin embargo, a veces, los tapones de tráfico que se crean en la avenida de la Albufera provocan numerosos retrasos.

 Esperar no siempre es fácil.

Creative Commons License
monteigueldo´s blog by monteigueldo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.

la conexión japonesa 2

Leve es la primavera:

sólo un viento que va

de árbol en árbol.

(Aro)

Como comenté en el anterior post, los cerezos en flor nos invitan a sentir el espíritu japonés. Por ello, este vídeo un poco “atacao” y unos haikus para alegrar el cuerpo monteigueldiano.

Cada mañana,

¿dónde va pensativa

la primavera?

(Buson)

Nos sumamos

cabeceralince

La red tiene respuestas a las vallas. Nos sumamos a las linces.

de libertad a monte igueldo

La búsqueda del origen del nombre de las calles siempre es un ejercicio práctico de encuentro con el entorno.

En nuestro caso, la avenida del Monte Igueldo, es una calle que recorre el distrito de Puente de Vallecas. El nombre viene del hermoso monte situado junto a San Sebastián en Guipúzcoa, y que preside una parte de la bahía donostiarra.

Sin embargo, la calle no siempre se llamó de esta manera. En 1910 se llamaba Nicasio Méndez; María Bosh -hija del que fue impulsor del Puente de Vallecas Pedro Bosh- en 1929; Libertad en 1930; José Antonio en 1939 y es a partir de 1952 cuando toma su nombre actual.

Como curiosidad se puede contar que por esta calle -que nace en la avenida de la Albufera y acaba en San Diego-, pasaba el tren yesero de la Compañía del Tranvía de Madrid a Arganda desde 1881. Eso sí, el tren fue desmantelado en 1931 debido a una movilización popular que levantó las vías.

Como vemos, la libertad ya florecía en esta calle y la respuesta popular siempre ha sido uno de los platos fuertes de los vecinos de este barrio.

(Este post agradece a José Molina Blázquez, autor del libro “Historia de las calles y lugares públlicos de Vallecas”, editado por la Fundación Madrid Sur, su empeño por construir un barrio mejor y por recopilar información de interés hablando con la gente)

once de marzo sin noticias

Hace cinco años me llamaron a las ocho de la mañana desde la Coruña para decirme que el día iba a ser largo. Y aquel día ya dura cinco años. Todo fue tan raro, tan inútil.

Aquel día, aprendí a contener. Aprendí a no soltar lágrimas. Y a quedarme parado con el pensamiento en el vacío. Como una ausencia. Como la sombra de un cadáver sobre la pared de una estación de tren -por decir algo que suene a poesía .

Aquel día todos escuchamos las noticias, las seguimos, las trabajamos y, algunos, incluso las crearon. Y aquel día encontramos muertos en las guarderías y, por ello, sentíamos  que eramos dichosos.

En el barrio cayeron unos cuantos. Estudiantes, trabajadores, inmigrantes, madres, necesitados, drogadictos, amigos, personas.

Después, dicen, todo cambio. Gobiernos nuevos, guerras injustificadas, homenajes vacíos…había sido un sacrificio. De inocentes, como todos y como siempre.

Sigo viendo pasar los trenes delante de casa; su sonido, machacón, reiterativo como el ulular de las ambulancias, a veces, me agota. Como cada once de marzo.