vuelve el pirómano de contenedores

otro contenedor quemado en la zona de San Diego

Hoy ha aparecido un contenedor del papel quemado en la avenida de Monte Igueldo, casi a la altura con el cruce de San Diego, en el Puente de Vallecas.

El siniestro nos ha recordado los últimos incendios en contenedores y vehículos que surgieron en el inicio de este nuevo año 2015. En aquellas ocasiones, como ya contamos en este blog, algunos coches quedaron calcinados y se levantó la sospecha de que un pirómano andaba suelto en el barrio.

Vista del contenedor quemado frente a Generación XEn este caso, solo se ha calcinado el contenedor de papel y los indicios parece ser intencionados. Por suerte, ningún vehículo cercano se ha visto atacado por las llamas y no hay que lamentar mayores daños.

Sin embargo, la aparición de un contenedor quemado vuelve a levantar las sospechas sobre un supuesto pirómano que se maneje en el barrio con ganas de sembrar fuego en las calles.

Quizá es demasiado aventurado establecer conexiones con los incendios de enero y febrero y, tan solo, estamos ante una nueva gamberrada de unos desalmados.

Tampoco se puede descartar que la chispa de un cigarro haya prendido entre el papel en un descuido. Hay que tener en cuenta que desde el contenedor del vidrio no surgen las llamas.

En cualquier caso, el relato de los hechos y las hipótesis que se nos plantean nos dejan  con cierta inquietud, sobre todo, si vives debajo de un contenedor de papel. Seguiremos atentos.

Chulapo vallecano

el traje de chulapo para San Isidro

En estas fechas festivas cargadas de madrileñismo, no podía faltar el traje de chulapo. En Vallecas, también se celebra a San Isidro con todos los honores y no es raro encontrarse con alguna manola por la avenida de Monte Igueldo.

Tanto es así que en la plaza vieja (Puerto Rubio) hay una asociación cultural madrileña “Los Chulapos del Puente de Vallecas“.  También es muy común encontrarse con hileras de niños camino del colegio  con los trajes tradicionales de San Isidro.

En esta caso vemos el escaparate de la tienda de Ropa para El Trabajo, de Maximinio Rodríguez, en el número 14 de la avenidade Monte Igueldo. Este local tradicional de la calle se aprovechas las fiestas para vender ese género castizo que nos devuelve al Madrid de otra época.

obras que ocupan parques y cortan calles

más obras en la calle

En el cutre parque de la avenida de Monte Igueldo ha aparecido una serie de casetas de obra que ocupan parte de la calle.

Esta invasión del espacio público tiene su continuidad en el cruce de este parquecillo con la calle Teresa Maroto. Aquí, directamente, aparece una gran señal de prohibido el paso. Advierte de que la calle está cortada por obras.

Al mitad de la misma, hay una especie de verja que corta la pequeña rúa que conecta con la calle Puerto Alto.

calle cortada, parque ocupado

A primera vista, se trata de una obra en un inmueble en la calle Teresa Maroto y los operarios han establecido el cuartel general en el tramo de parque de infantil de Monte Igueldo.

No hay duda de que cualquier rehabilitación, reforma o nueva construcción reactiva el tejido social del barrio y anima la vida de los vecinos. Sin embargo, la falta de información no es un buen mensaje en estos tiempos de cólera. Y, evidentemente, a vista de pájaro, no sabemos más.

De primeras, surgen las preguntas. ¿Nos encontramos de nuevo ante la ocupación del espacio público por actividades privadas? ¿Por qué no se informa a los vecinos? ¿Debería la Junta de Distrito dar una comunicado público de lo que pasa o, simplemente, se dedica a cobrar las tasas?

Como siempre faltan las respuestas. Una vez más.

nuevo faro en la jungla

 

más luz en faro callejero

Recientemente, las noches de la avenida del Monte Igueldo están más iluminadas. En el salón infantil destartalado de la mitad de la calle se han instalado dos potentes farolas para “aclarar” esa parte de la vía.

En esta parte de la calle, que se encuentra en la zona del supermercado Día y de una sucursal de Bankia,  junto al parque de los niños, hay un muro caído que permite acceder a un solar abandonado.

Ese agujero en la calle nos permite acceder a una especie de jungla con árboles, arbustos, hierbas y latas de cerveza.

El faro no ilumina de día

El estado de abandono  es evidente y traspasar a esa zona es, cuanto menos, peligroso. Desde este blog, se desconoce al propietario y damos fe de que el solar lleva sin uso durante más de diez años.

Entendemos que estos nuevos faros que lucen en las noches oscuras de nuestra avenida tienen como objeto protegernos del misterioso bosque.

Y pensando que pueda tratarse de un lugar encantado -como casi todos los bosques de los cuentos- , nos animamos a pedir a los políticos en campaña que encuentren una solución para esa zona. Además, de un par de faros nocturnos nos haría falta un plan integral de saneamiento.

jungla

tenemos hotel en el barrio

El primer hotel en el Puente de Vallecas

Ya tenemos hotel en el barrio. Junto a la M-30, en paralelo a la avenida de Monte  Igueldo, la cadena IBIS ha abierto un establecimiento hotelero con 107 habitaciones.

Hotel vallecano y colorista

El hotel con fachada colorida se ve desde la M-30 y presenta las calidades habituales de esta cadena de hoteles: limpios, prácticos, asépticos y con buen precio. En los pocos meses que lleva en funcionamiento, la web tripadvisor recoge excelentes comentarios que resaltan su comodidad y su situación, muy cercana al centro de Madrid.

De momento, el establecimiento hotelero está arrancando. Ya contaremos su desarrollo y las experiencias de los viajeros que se adentren en la avenida de Monte Igueldo, viviendo la experiencia del turismo de aventura vallecano.

autobuses nocturnos por Monte Igueldo

Autobús nº24 pasando de noche por Monte Igueldo

¡Sorpresa! Aquí hemos captado una prueba del plan del Consorcio de Transportes de Madrid para que los autobuses de la EMT recorran toda la avenida de Monte Igueldo hasta la avenida de San Diego. Se estudian las distintas paradas que establecerán las líneas a su paso por el largo de la calle.

¿Se lo creen? Pues no. Estas fotografías fueron tomadas, recientemente, una tarde, casi de noche, cuando la calle Martínez de la Riva  – la vía natural de los autobuses que llegan al inicio de Monte Igueldo -estaba cerrada por unas obras.

Mucho autobús para tan poca calle

El estupor inicial de los vecinos pasa, después de ver a los autobuses por la parte estrecha de la calle, a la reflexión: ¿Qué pasaría si los buses llegaran hasa el final de la avenida de Monte Igueldo? ¿Sería un buen servicio de transporte? ¿Facilitaría la movilidad?

Al inicio de la avenida llegan si hay un buen número de autobuses que, previamente, han torcido por la avenida de la Albufera con el objeto de llegar a distintos puntos del barrio del Puente de Vallecas. Como todos saben, Monte Igueldo cuenta con dos carriles para vehículos cuando empieza la calle.

Sin embargo, doscientos metros más adelante -cuando se cruza con el bulevar- la avenida se estrecha. La entrada de turismos se reduce. Y los buses tuercen por Martínez de la Riva.

La calle es muy estrecha para tanto autobús

Como se comprueba en esta fotografía, la presencia de autobuses -de los normales- por la avenida es muy invasiva tras pasar Martínez de la Riva. Una calle tan estrecha no merece tanto tráfico. De hecho, todavía queda pendiente la zona peatonal, el carril bici y el límite de velocidad a 20 kilómetros por hora.

Por lo tanto, seguimos manteniendo que no es una buena idea que los autobuses grandes de la EMT lleguen hasta el final de nuestra avenida. Estamos en campaña electoral municipal y cualquier partido se le pueden ocurrir ideas de este tipo. Pues no, primero miren las fotos y comprueben que los buses, en este caso, mejor por calles más anchas.

nocturno lluvioso

La peluquería Casablanca refleja esa luz en el inicio de la primera noche de la primavera

Después de unos días con sequía de información en nuestra avenida, hoy hemos tenido tiempo y lluvia para contar las cosas que pasan.

El primer día de primavera nos ha traido agua, eclipse y una manta de barro sobre las calles. Por suerte, a última hora de la tarde ha caído una intensa lluvía que, aparentemente, ha limpiado los coches, el asfalto y a algunos transeuntes.

También nos ha dejado imágenes como la que encabeza este post, que muestra el escaparate de la peluquería Casablanca mientras cae la lluvia, con una densa humedad azulada.

Exterior del estanco de la avenida en la noche

También está este exterior del estanco de nuestra calle con hombre de paragüas en el centro. La falta de luz desenfoca un poco la fotografía y la humedad facilita esa visión casi impresionista de la nocturnidad del inicio de la primavera.

Poco antes de las ocho de la noche, los fumadores se acercan a la tienda para comprar los cigarrillos. Es una visita casi religiosa; hay que fumar aunque truene o caiga la del pulpo.

Los bares esperan clientes pese al mal tiempo

Todavía no son las ocho de la tarde en España y la gente es reacia a salir a tomar algo. En la fotografía superior, un bar latino espera a sus clientes un viernes por la noche. Se ofrece comida, cerveza y copas a buen precio. Todavía es muy pronto para empezar la juerga.

La lluvia tampoco anima a salir de casa. Las luces, en cambio, nos guían en la avenida. Empieza la noche. Húmeda.