Archivo | Verano RSS for this section

tormenta de verano

Mucha lluvia veraniega

Martes por la tarde en Madrid. Después de un día extremadamente caluroso, súper tormenta de verano.

Los vecinos de Monte Igueldo y todo el barrio vallecano improvisan paragüas, buscan refugio y tratan de escapar de la virulenta lluvia. El termómetro había alcanzado casi los 40 grados y las gotas de agua se agradecen.

cualquier cosa vale para cubrir la cabeza ante la lluvia

El tormentón limpia la calle y oscurece la noche de San Juan. No pasa nada, después de la tempestad vuelve la calma. La noche más corta del año se viste de agua y el olor de la humedad despierta los sentidos.

súper tormentón veraniego

Anuncios

¡¡¡¡corte total !!!!

Mega corte total en Monte Igueldo

Así amanecía hoy la avenida de Monte Igueldo: Cortada. Las obras del Canal de Isabel II están trastocando la calle y parece que están haciendo las zanjas para las trincheras de la guerra del 14.

El saneamiento de las tuberías del Canal II, objeto de la obra, va a toda vela y ha inundado esta parte inicial del barrio de Puente de Vallecas

Los vehículos que ante cogían Peña Gorbea tienen que torcer por Martínez de la Riva y volver sobre Monte Igueldo. Igual pasa con los coches que vienen de Monte Igueldo que tienen que hacer florituras para coger su destino. Es un territorio de agujeros, ruidos y polvo.

Haciendo traka traka y más ruido

 

Como contamos en otras ocasiones durante el verano, las obras se iniciaron en julio al principio de la calle y no tienen fecha de finalización. Y es más, también han llegado a la avenida de la Albufera, otra vía importante del barrio vallecano y perpendicular a la nuestra.

Además, todo parece indicar que la operación de saneamiento y búsqueda de tesoro se prolongará a lo largo de toda nuestra avenida. Con lo cual, nos podemos encontrar en obras durante bastantes más meses.

Como dato de interés hay que recordar que el próximo mes de mayo hay elecciones municipales toda España y autonómicas en Madrid, entre otras comunidades. Pues eso.

 

desvíos de tráfico por las obras del Canal

Las obras siguen causando molestias a los vecinos

Siguen las obras del Canal de Isabel II en la avenida de Monte Igueldo y lo que parecía una operación quirúrgica, rápida, de renovación, lleva ya más de un mes incomodando a los vecinos.

Ahora ha tocado al cruce entre la avenida y la calle Peña Gorbea. La calle está cortada en ese tramo y los vehículos tienen que torcer a la izquierda y volver en sentido contrario por Monte Igueldo para coger su destino que es la calle Robles.

siguen las obras en Monte Igueldo

La noticia positiva de las obras es que estas se están desarrollando desde el inicio de la calle hacia adelante, abriendo y cerrando zanjas según el desarrollo de la operación. Eso sí, todavía no se sabe la fecha del fin de obra.

Como dicen las malas lenguas, los operarios seguirán cavando agujeros hasta que encuentren el tesoro de los piratas de la batalla naval vallecana. El verano es así.

 

obras en la entrada de Monte Igueldo

obras de verano

Esta es la imagen que presentaba esta mañana la entrada de la avenida de Monte Igueldo desde la Albufera. El Canal de Isabel II ha taladrado todo el inicio de la calle para mejora y acondicionamiento del servicio.

obra sin corte en la avenida de Monte Igueldo

Los operarios han llegado con la máquina pesada y han empezado a abrir la calle en canal. Pese a ello, no han cortado el paso de vehículos aunque la vía solo tiene un carril en la dirección habitual.

Unos ancianos tratan de cruzar la calle entre zanjas

La obras han provocado más cambios en la circulación normal de la calle. Como vemos en la imagen, un grupo de ancianos tratan de cruzar entre zanjas, ruidos y estrecheces. La vida misma, vamos.

La EMT ha trasladado la parada de autobús a la esquina casi del bulevar

Entre otros cambios está el traslado de la parada de los autobuses de la EMT. Ahora se encuentra a quince metros de su lugar habitual, casi en al esquina con el bulevar de Vallecas.

Las obras también llegarán a otras calles como Monte Oliveti y no hay un plazo definitivo de finalización. Como todos los años, por una razón o por otra, la avenida requiere de alguna operación maquilladora de asfalto, acera o mobiliario urbano. Es un efecto más del verano vallecano.

 

breves vacaciones chinas

Cartel pegado en el cierre del comercio donde anuncia la temporada de vacaciones

“Disculpa por las molestias ocasionadas”, Así, con sencillez y humildad, los dueños del establecimiento “Fashion House. Lencería y Complementos” anunciaban la semana pasada el cierre del local por vacaciones.

La noticia del cierre vacacional de este comercio, situado en el inicio de la avenida de Monte Igueldo y regentado por ciudadanos chinos, no tendría ningún relieve -estamos en agosto- si no fuera por la corta duración del descanso: del 18 al 20 ambos días incluidos. Son solo tres días y uno de ellos domingo.

Coincide esta curiosidad con la noticia de de la carta de un peluquero de la ciudad china de Zhuzhóu (provincia de Hunan) donde se despedía de los vecinos durante una semana para poder ver a su familia. En la emotiva misiva -que se convirtió en noticia viral en el gigante asiático-, decía lo siguiente:

Estimados clientes, ayer recibí una llamada de mi hija. Hace tanto tiempo que no la veo que ni siquiera puede llamarme ‘papá’. El dinero no te devuelve la juventud y sacrificar momentos felices por dinero no hará que puedas comprarlos de nuevo ya que su tiempo ha pasado. ¿Por qué no ser honesto con nuestros pensamientos aunque eso signifique dejarlo todo súbitamente?”. 

Tras esta reflexión el peluquero pedía “permiso” para tomarse una semana de descanso, como indica el digital South China Morning Post.

Exterior cerrado del local Fashion House

Nuestra historia no ha levantado una ola de solidaridad como la del peluquero de la provincia de Hunan pero si nos ha obligado a reflexionar. Acostumbrados a convivir en el barrio con establecimientos “chinos” no nos damos cuenta que siempre están abiertos y disponibles a cualquier hora. En la avenida de Monte Igueldo -o en el Puente de Vallecas- no hay problemas para comprar pan, cerveza, cables o bragas sexis, siempre hay un local con dependientes asiáticos abierto.

Por eso nos sorprende y nos alegra que un comercio de estas características se tome unas breves vacaciones de tres días.

 

no limpian la calle

fotografía del cartel de la avenida del Monte Igueldo en Vallecas (Madrid)

No hemos sido capaces de hacer una fotografía que refleje el abandono de la avenida del Monte Igueldo. Su falta de limpieza sistemática.

Parece ser que, durante este verano, el ayuntamiento de Madrid ha decidido recortar el servicio de limpieza de las calles. Como no puede ser de otra manera, nuestra ilustre vía tiene limpieza un par de veces a la semana ¡como mucho!.

Por eso ponemos una foto con el cartel de nuestra calle. No nos atrevemos a recoger muestras de papeles tirados, papeleras repletas o latas sobre la acera. Hay demasiadas evidencias de descuido o desinterés municipal.

Ello no quita responsabilidad a los vecinos que, en los últimos años, no se caracterizan por la limpieza exterior y muchos usan la calle como si fuera un gran cubo de basura (como ya hemos denunciado repetidas veces).

Pero el problema actual de una calle sin barrer ni limpiar tiene detrás una decisión política y económica. Existen algunas evidencias de que, al principio de la avenida, en la zona comercial, sí hay limpieza diaria. Tras pasar el mercado de Puente de Vallecas, parece que estemos en otro mundo.

Antes de empezar a documentar gráficamente este hecho, invitamos a los vecinos de la zona a enviarnos sus propios fotografías de este desastre. Ya saben, al siguiente correo de contacto:  monteigueldoblog@gmail.com

Con sus denuncias y nuestro empeño, llevaremos nuestra demanda de limpieza a la junta municipal del Puente. Allí demostraremos que somos discriminados en la limpieza viaria.

hiperrealismo vallecano

Exterior de un establecimiento de alimentación regentado por ciudadanos chinos en la avenida de Monte Igueldo del barrio de Vallecas de Madrid

No hay nada como pararse un poco en medio de la calle y observar las casas, los edificios o las gentes. Acostumbrados a quejarnos por las basuras tiradas, los malos modos o la falta de civismo, muchas veces no nos damos cuenta del color de nuestras calles. Abstraídos por el vértigo de la ciudad, no reparamos en lo esencial, en la vida.

La imagen de la fotografía muestra el exterior de un establecimiento de alimentación regentado por ciudadanos chinos, a la altura de número ochenta y tantos de la avenida de Monte Igueldo. Antes de ser una tienda de conveniencia fue una casa de muebles y complementos del hogar. Desde hace, al menos seis años, a última hora de la noche, algunos vecinos compramos en este local el pan, la cerveza o algún objeto de necesidad nocturna.

Utilizamos un servicio más, en una tienda más,  de las miles de tiendas iguales a esta que se reparten por toda la ciudad. Sin embargo, si nos paramos y vemos la fotografía podemos ver un estallido de color hiperrealista que hace diferente el objeto y que atraviesa la mirada. Quizá sea otra forma de mirar la cosas, quizá sea una forma de disfrutar de la luz, una parada táctica en este tiempo de verano.