Archive | economia RSS for this section

la calle de los dientes más limpios

La actividad comercial en la avenida de Monte Igueldo va por rachas. Igual cierran la mayoría de los establecimientos, como abren una serie de locales en la misma calle dedicados a la peluquería, la limpieza del hogar o la compra de oro.

Ahora hay una nueva burbuja: las clínicas dentales.

dientes más limpios en la esquina con el bulevar

Hace menos de un año que, Adeslas, abrió en la avenida, esquina el bulevar, un local, a pie de calle, para la salud dental. Está en la parte noble de la calle con buen esquinazo y fácil comunicación en transporte público.

Pero no fue el primero. Hace años -además de los dentistas que realizan el oficio en oficinas del barrio- Unidental tenía un edificio en el lado de los impares de Monte Igueldo donde se practicaba el buen hacer de la higiene bucal.

Pues bien. Ante la aparición de la competencia. Han decidido bajar a la calle y plantar cara a Adeslas.

dientes limpios todo el año

Ya están casi operativos. En la imagen superior se pueden ver a obreros trabajando duro para poner en marcha esta nueva clínica que está pegada a la de Adeslas. Por si no lo recuerdan, está situada donde antes estaba el banco Nova Galicia o, posteriormente, el EVO, la llamada banca inteligente que duro menos que un pensamiento (hace tres años hablamos de este sitio, ya desaparecido).

La apertura invita al optimismo. Es posible que esta zona de barrio -a tres paradas de metro de Atocha- se convierta en la zona de “bajo coste” para los complementos de la salud. No hay que ser muy espabilado para darse cuenta de que, en el inicio de la avenida de Monte Igueldo y en las calles cercanas a la avenida de la Albufera -eje central del barrio-, hay numerosas ópticas, establecimientos para problemas de oído y clínicas dentales.

Son servicios para la tercera edad que se establecen en el barrio animados por los bajos alquileres y la degradación social. De esta forma, reducen costes que permiten que muchos limpieza y sonrisasciudadanos paguen menos por una asistencia de salud que no cubre el sistema general sanitario.

Quizá sea el momento de las Sonrisas Felices o otro espejismo en el desarrollo y recuperación de esta zona del barrio vallecano.

De momento, no pedimos mucho, nos conformamos con que los dientes nos duren una temporada más. Y que las clínicas funcionen.