mirada del invierno

Me inclino como una escalera y entro

con el rostro al primer piso del cerezo.

Estoy dentro del reloj de los colores, que suena a sol.

Me devoro los frutos negrirrojos más rápido que lo que tardan cuatro urracas.
De pronto soy alcanzado por un frío a larga distancia

El instante ennegrece

y queda como la muesca del hacha en un tronco.

A partir de ahora, es tarde. Nos vamos corriendo a medias

hasta quedar fuera de la vista, abajo, abajo, en el antiguo sistema de las cloacas.

Los túneles. Allí caminamos durante meses,

la mitad en servicio y la mitad huyendo.

Breve recogimiento en el que alguna escotilla se abre sobre nosotros

y una luz débil cae.

Miramos hacia arriba: el cielo estrellado a través de la reja de la alcantarilla.

Tomas Tranströmer

Nos sirve este estupendo poema del último premio nobel de Literatura para despertar los sentidos y mostrar la aparición de los primeros cerezos en flor de la temporada en la avenida de Monte Igueldo. Como ya es tradición en este blog, la llegada de la primavera llena de flores a los árboles de nuestra calle. Es el fin de este luminoso y seco invierno.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: