días de tormenta

En los últimos días, la tranquilidad de la avenida del Monte Igueldo se ha visto rota por las sorprendentes tormentas de fin de primavera. De pronto, el cielo se nubla, aumenta el calor, caen las primeras gotas y ¡¡¡cataclash!!! una inmensa lluvia trastoca el paseo de los viandantes, las compras de los jubilados y la salida de los niños de los colegios. Llueve. Aleluya.

En la fotografía -de ayer por la mañana- se observa como los vecinos se refugian bajo los toldos mientras los coches salpican las aceras. Para algunos medios , esta situación meteorológica no es noticia; eso sí,  aconsejan salir de casa con paraguas y chubasquero, al menos, hasta el próximo sábado.

Coinciden estos nubarrones con otras muchas tormentas personales, con otras duchas de agua fría. Uno se empapa, duda, se moja, se seca, se cubre con la gabardina -palabra ya antigua-, discute, habla y se cala de palabras. Después piensas: “en algún momento, tendrá que salir el sol”. Será.

 

 

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: