luna de domingo

Anochecía el pasado domingo sobre el barrio. La gente se recogía y algunos veían el partido del plus. El día había sido largo y acababa el fin de semana. Para algunos, el lunes tenía apellido de rutina; para otros, era un festivo de semana santa. La luna sorda y fría iluminaba ajena a nuestras miserias.

Llena y sin complejos, la luna se asomaba por el este de la ciudad. Desde la esquina de Monte Igueldo con la calle Puerto de Almansa, nuestro satélite favorito saludaba a los viandantes. Era luna de domingo.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: