un día perdido

Acaba septiembre y estoy bajo. En la calle sigue las reformas aunque ya parece que están con los últimos retoques. Estoy bajo y uso esa expresión que es un anglicismo porque no sé muy bien qué me pasa.

Trato de buscar en el fin de las obras una metáfora personal; no encuentro nada. Tan sólo ando por la acera, ágil, hacia el final de la avenida cuando se cruza con la Albufera. Siento que mis pasos flaquean como si intentaran dibujar un mapa de las horas deshechas.

Incluso trato de hacer reflexiones que rozan el ridículo. Relaciono zanjas con tesoros y taladradoras con cirugía.Son respuestas vacías. Y estoy indefenso, con miedo, y no hay consuelo. Parece como si se hubieran roto todas las certezas.

Un día perdido. Y eso que sabíamos que era miércoles, 30 de septiembre. Lo único claro es que el día estaba en su sitio pero yo estaba perdido. Fragmentado.

Mañana será otro día.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

2 responses to “un día perdido”

  1. damanoir says :

    Bueno, afortunadamente, hoy ya es otro día y pinta bastante mejor. Ánimo.

  2. Lola Sánchez says :

    “Á côté d’mes pompes” que diría un “Vallekanne” de Paris.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: